Otra manera de ver Egipto
Noticias Sobre Egipto
 
 
« Atrás 1 ... 150 151 152 153 154 » Adelante Todos Líneas por página:

   -Un templo, una estatua y más de 80 momias de animales del Egipto Antiguo.

      00 de 00 de 2012

El hallazgo en Abydos, Egipto, de una estatua de madera de un miembro de la realeza, un pequeño templo, un gran edificio y restos de más de 80 momias de animales, abre un camino que puede conducir a conocer más detalles sobre las costumbres y creencias en el Egipto de aquella época.

La estatua es una de las pocas tallas de madera de la realeza del Antiguo Egipto que se conservan hoy en día y de las que se tenga conocimiento. Se cree que la estatua representa a la faraona Hatshepsut.

Hatshepsut, que significaba "Primera entre las Nobles Señoras", fue la gobernante femenina más poderosa de Egipto, poseyendo incluso mayor poder que la famosa Cleopatra. Su reinado, en el siglo XV aC, fue más largo que el de cualquier otra gobernante femenina de una dinastía autóctona.
Un estudio meticuloso de los nuevos hallazgos arqueológicos ha sido llevado a cabo por el equipo de Mary-Ann Pouls Wegner, profesora del Departamento de Civilizaciones de Oriente Próximo y Medio en la Universidad de Toronto, Canadá.
Se cree que la estatua de madera fue usada en una procesión junto con otras figuras de madera como parte de los actos de una festividad consagrada al dios Osiris.

Los egipcios de todos los niveles de la sociedad construían monumentos y pequeños templos privados a lo largo de la ruta procesional, como medio de asegurar su participación eterna en la celebración y su identificación con Osiris. Sin embargo, las autoridades prohibían construir muy cerca de la ruta, y violar esta ley podía ser castigado con la pena de muerte.
Se cree que el pequeño templo examinado en el nuevo estudio es de una persona de alto estatus social y económico. Este templo data de entre los años 1990 y 1650 aC, y muestra dónde estaba el límite de la ruta procesional.
Este templo sugiere que la gente de castas superiores tenía el privilegio de construir monumentos justo al lado de la ruta procesional, y que al menos a uno de estos pequeños templos se le permitió estar en esta área, cuya densidad de edificación era cada vez mayor, y continuó recibiendo ofrendas incluso 800 años después de su construcción inicial.

En cuanto al gran edificio descubierto, se cree que fue un templo de tiempos de la dinastía decimonovena o de la vigésima. Mucho después de su construcción inicial, el edificio fue reutilizado como depósito de momias de animales. Fueron descubiertos dos gatos, tres ovejas o cabras, y al menos 83 perros, que variaban desde cachorros a adultos.

En el equipo arqueológico han trabajado también Ayman Damarany, Barakat Eid Ahmed y Mahmoud Mohamed, del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, la ilustradora arqueológica Tamara Bower, así como Meredith Brand, Amber Hutchinson, Christina Geisen y Janet Khuu, de la Universidad de Toronto.
Copyright © 1996-2012 Amazings / NCYT | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings / NCYT.

   +Información: www.noticiasdelaciencia.com


   -Templo Debod: 40 años y un enigma.

      00 de 00 de 0

Es la construcción más antigua de Madrid y, sin embargo, apenas tiene 40 años. El Templo de Debod cambió los ocasos de la Baja Nubia, en Egipto, por los del oeste madrileño, convirtiéndose en la postal del atardecer por antonomasia.

Pero, como casi todo lo viejo, y pese a estar bastante bien documentado, le persigue algún enigma y leyenda. El primero, su propio origen, que se remonta a más de 2.200 años. No está claro si se construyó en lo que fue un santuario previo consagrado a los dioses de la Primera Catarata.

Lo que está claro es que lo que ahora vemos en Madrid no se parece a lo se construyó en Debod hace dos milenios, ni a lo que se desmontó hace 42 años en la Presa de Asuán.
"El Templo tenía, por lo pronto, tres pilones portales y no dos, como quedan ahora", señala el historiador y escritor Jorge Magano. Él es el autor de La Isis Dorada, novela ambientada en el Templo de Debod.

Desde la Baja Nubia viajaron unos 1.300 sillares, pero "el templo, en Madrid, tiene casi más piedra salmantina que egipcia", recuerda Magano. Buena parte de las piezas se tuvieron que reconstruir debido a su deterioro o desaparición.

El dintel de uno de los pilones también está reconstruido. El original se encuentra conservado en el interior. "Tiene unas inscripciones griegas muy interesantes", añade el historiador.

También desapareció la policromía por el deterioro provocado por las aguas de la presa construida en el Nilo.

El templo está consagrado al dios Amón. Pero también a Isis, puesto que se encontraba en el camino de peregrinación al de Filé. "Era una parada, como las del Camino de Santiago".

Lo curioso es que, con la llegada del Cristianismo, "el culto a Isis aquí fue permitido, aunque fuera un dios pagano". No se sabe por qué. "Incluso, dicen que hay grupúsculos que todavía se reúnen para adorar a Isis".

Isis (que es el nombre griego para Ast) es la gran Diosa Madre: madre de Horus. "Es la antecesora de muchas otras diosas madre o figuras como la Virgen María". Y aquí es donde cobra protagonismo un apéndice cúbico al sur del templo: el mamisi.
Mamisi significa lugar de nacimiento en lengua copta. "Si hacemos caso a algunas teorías, éste sería el lugar donde Isis dio a luz a Horus". En un paralelismo con el Cristianismo, éste sería el Portal de Belén. "Y lo tenemos aquí, en Madrid".

Por supuesto, esto no son sino teorías a las que algunos científicos tratan de arrojar luz. Pero el misticismo lo empapa casi todo cuando algo tan antiguo no está explicado. Otro de esos eningmas es un círculo que se conserva en el interior. "No está claro qué es o quién lo hizo", recuerda Magano, "aunque podría tratarse de un primitivo horóscopo o representación celeste".

Más leña al fuego de la leyenda, que se remata con que "algunos visitantes del templo, al caer la tarde, dicen sentirse observados fijamente por un gato; y no dudan en pensar que pueda tratarse del arquitecto reencarnado".

Pero, al llegar la noche, las únicas miradas felinas en el Templo de Debod del siglo XXI tiene que ver con otro tipo de encuentros. Aunque eso es otra historia.

   +Información: www.elmundo.es


   -Las disputas de Grecia y Egipto por recuperar sus reliquias arqueológicas.

      00 de 00 de 2012

Ayer Berlín celebró los cien años del descubrimiento del busto de Nefertiti,y si bien la obra la ha reclamado Egipto desde 1924, Hermann Patzinger, el presidente de la Fundación Patrimonio Cultural Prusiano señaló que el busto no será devuelto a Egipto. “Nefertiti permanecerá en Berlín, porque es parte de la herencia cultural de la humanidad”, señaló.

Aquí presentamos algunos de los descubrimientos arqueológicos que hasta el día de hoy generan conflictos por su "verdadera" patria.
El Busto de Nefertiti es una escultura considerada por muchos como una de las obras más grandes del arte egipcio. Fue elaborada por el escultor Real Tumose en el reinado de Ajenatón. Nefertiti, fue la gran reina de la dinastía XVIII de Egipto y Gran Esposa Real de Ajenatón.

La escultura fue descubierta el 6 de diciembre de 1912 en unas excavaciones realizadas por el egiptólogo alemán Ludwig Borchardt, a quien se le acusa de ocultar el verdadero valor de la escultura en conversaciones con las autoridades egipcias para apropiarse del busto. Luego de lograr trasladar la escultura a Alemania, James Simon, comerciante y benefactor de la excavación, se quedó con el busto un par de años sin exhibirla al público por pedido de Borchadt, quien quiso mantenerla en secreto. Fue finalmente en 1924 que el busto fue presentado en el Museo Neus de Berlín. La escultura fue exhibida hasta que cerraron el museo en 1939 producto de la Segunda Guerra Mundial. El Busto y otros artefactos históricos fueron guardados hasta que la guerra terminó. La escultura formó parte de museos estadounidenses y egipcios hasta que finalmente retornó a Alemania en el 2009.

Desde que se reveló el busto al público en 1924, las autoridades egipcias han demandado su retorno a Egipto. En 1925 Egipto amenazó con prohibir toda excavación alemana a menos de que devolvieran a Nefertiti. Cuatro años más tardes, Egipto trató de negociar la devolución de la escultura, proponiendo a las autoridades alemanas intercambiar algunos artefactos históricos a cambio del busto, sin embargo Alemania no respondió al respecto. En 1933 Hermann Göring consideró devolver el busto al Rey de Egipto como un gesto político, pero Hitler se negó, señalando que construiría un gran museo en Alemania para Nefertiti.

En 1989, el presidente egipcio Hosni Mubarak anunció que el busto era "el mejor embajador para Egipto" en Berlín.

El Dr. Zahi Hawass, secretario general del Concilio Supremo de Antigüedades Egipcias, cree que Nefertiti pertenece a Egipto y que el busto fue sacado de Egipto ilegalmente y por tanto debería ser devuelto. En el 2005, Hawass le pidió a la UNESCO intervenir para la devolución del busto.

Varias autoridades alemanas han intentado refutar los reclamos de Hawass, indicando los documentos de 1924 en donde está especificado el pacto de Borchardt y las autoridades egipcias, e incluso han argumentado que el busto ya es muy frágil para ser transportado. Documentos dados a conocer en el 2009 señalan que Borchardt enlistó el busto en su inventario como "busto pintado de una princesa", pero en su diario personal estipuló que se trataba de la cabeza de Nefertiti. Hawass señala que esto prueba que Borchardt sabía lo que había encontrado pero lo enlistó sin dar muchos detalles para no llamar la atención de las autoridades egipcias y poder sacarlo del país.

Actualmente el busto todavía se encuentra en el Museo Neues en Berlín.

Mármoles del Partenón
Los mármoles del Partenón también han estado en una constante disputa luego de que Thomas Bruce Elgin en 1801 consiguiera un permiso de las autoridades del Imperio Otomano para remover algunos de los mármoles del Partenón y llevarlos a Gran Bretaña, en donde se exhiben hasta el día del hoy en el Museo Británico.

Algunas de las esculturas del Partenón se encuentran actualmente repartidas por varios museos del mundo, incluyendo el Louvre en París y en Copenhague. Cerca del 50% de las esculturas sin embargo, todavía se encuentran en el Museo de la Acrópolis en Atenas.

Desde 1983 que el gobierno griego ha estado haciendo campaña para que los países devuelvan las esculturas, sin embargo el gobierno británico ha rechazado la petición.

Aguja de Cleopatra en Nueva York.
Este es el nombre anglosajón que reciben un par de obeliscos de 21 metros tallados a orden del faraón Tutmosis III en el siglo XV a. C. A pesar de que las estructuras son egipcias, fueron erróneamente llamadas con el nombre de Cleopatra.

Actualmente una de las agujas se encuentra instalada en Londres, mientras que la otra en Nueva York.

En el caso de la aguja de Londres, ésta fue un regalo de Mehemet Ali a Reino Unido en 1879 para conmemorar la victoria de Lord Nelson en la batalla del Nilo y la de Raphl Abercombry en la batalla de Alejandría en 1801.

En el caso de Nueva York, Ismail Pasha, virrey de Egipto, ofreció uno de los obeliscos a Estados Unidos en 1879 para cultivar las relaciones comerciales.

La superficie de la piedra con la que están construídos contenía una serie de jeroglíficos egipcios grabados en su superficie. Fotografías tomadas al momento en que el obelisco fue instalado en Central Park muestran que los grabados eran bastante legibles, sin embargo su buena conservación se debía al clima seco de Egipto, en donde pesar de sus 300 años no presentó un desgaste. Sin embargo actualmente, el clima de Nueva York, la contaminación y la lluvia ácida han degastado su superficie, en donde ahora los jeroglíficos no se pueden distinguir muy bien. Frente a esto, Zahi Hawass mandó una carta abierta al presidente de la Conservación de Central Park y al alcalde de la ciudad de Nueva York para que mejoraran sus esfuerzos por conservar el obelisco. De acuerdo a Hawass, si no toman medidas para proteger el obelisco se encargará de que la aguja retorne a Egipto.

Actualmente existen distintos obeliscos repartidos por el mundo, y menos de la mitad se encuentran en Egipto en el lugar en donde fueron originalmente construidos.

Piedra de Rosetta
Este monumento fue uno de los que permitió por primera vez entender los jeroglíficos egipcios, pues presentaba en su superficie un texto grabado en tres idiomas distintos, en griego antiguo, en jeroglíficos egipcios y en egipcio demótico. La piedra se remonta a 196 a. C, y fue descubierta en 1799 por un soldado francés durante una campaña de Francia en Egipto. Con la derrota de los franceses a manos de los británicos la piedra pasó a ser posesión de los ingleses, quienes la exhiben hasta el día de hoy en el Museo Británico.

En junio del 2003 las autoridades egipcias pidieron por primera vez la repatriación de la Piedra Rosetta, sin embargo el gobierno británico no respondió.

En el 2005 el Museo Británico regaló a Egipto una réplica de la piedra, la cual exhibieron en el Museo Nacional de Rashid.

En diciembre del 2009, Zahi Hawass pidió prestada la piedra para la inauguración del Gran Museo Egipcio de Guiza en el 2013 a cambio de no seguir reclamando su devolución.

   +Información: www.latercera.com

« Atrás 1 ... 150 151 152 153 154 » Adelante Todos
Excursiones por Egipto
Aun te lo ponemos más fácil.
Te hemos preparado ya las
excursiones para que no
dependas de nadie.
 
© todoegipto.org 2006. Jaume Martínez. Barcelona. Leer antes de usar