Otra manera de ver Egipto
Noticias Sobre Egipto
 
 
« Atrás 1 2 3 4 5 ... 156 Adelante » Todos Líneas por página:

   -Descubiertos 1.920 fragmentos del coloso del faraón egipcio que surgió del fango

      11 de Octubre de 2017

Como un rompecabezas esparcido entre el barro en un descampado de un arrabal de El Cairo. El coloso del faraón Psamético I, localizado parcialmente el pasado marzo en el distrito de Matariya, va recuperando su anatomía. En los últimos meses la misión germano-egipcia que horada el páramo ha hallado hasta 1.920 fragmentos de cuarcita que corresponden a la parte inferior de la gigantesca estatua.Tres dedos y partes de la falda real componen un tesoro que rescata la figura del monarca (664-610 a.C.) que fundó la dinastía saita, por tener su capital en Sais, ubicada en el delta del Nilo. Durante su longevo reinado, que duró 54 años, Egipto dejó de estar sometido al imperio asirio; recuperó la independencia; experimentó el renacimiento de la civilización faraónica; y cuidó sus lazos con los gobernantes helenos.

   +Información: www.elmundo.es


   -Hallado el obelisco de una reina en la necrópolis egipcia de Saqqara

      05 de Octubre de 2017

Una mole de 2,5 metros de altura acaba de asomar por las arenas de la necrópolis de Saqqara. Una misión franco-suiza ha hallado el mayor fragmento de un obelisco del reino antiguo descubierto hasta ahora en Egipto. Un monumento con más de 4.000 años de antigüedad que recuerda la pasión egipcia por los obeliscos.La pieza -localizada durante la expedición arqueológica de la universidad de Ginebra, que estudia la zona desde 1963- pertenece a la reina consorte Ankhesenpepi II, esposa de los faraones Pepi I y Merenra y madre de Pepi II (2278-2184 a.C.), que accedió al trono con tan solo seis años. El obelisco está tallado en granito rojo y, según el director de la misión, Philippe Collombert, llegó a medir entre cinco y seis metros.La pieza recuperada fue localizada en la zona oriental de la pirámide de Ankhesenpepi II, una construcción emplazada en el cementerio real de Saqqara -a unos 25 kilómetros al sur de la meseta de Giza- que fue descubierta y excavada en 1998. El lugar dedicado al descanso eterno de la regente albergaba los primeros ejemplos de Textos de las Pirámides -una guía para la vida en el Más Allá- encontrados en la pirámide de una reina.A juicio del secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mustafa al Waziri, la ubicación indica que el obelisco fue retirado de su posición inicial en el acceso al templo funerario levantado en el complejo de la reina. "Las reinas de la VI dinastía tenían dos pequeños obeliscos en la entrada de su templo funerario pero el hallado estaba lejos del acceso", agrega el arqueólogo.En una de sus caras aparece un cartucho con jeroglíficos relativo al rey Pepi II y lo que parece ser el inicio del de su madre. La inscripción, sin embargo, se halla incompleta. Los expertos sostienen que el fragmento extraviado podría contener la mención a Ankhesenpepi II. Una prueba de la importancia de la reina y su estatus en la corte de la VI dinastía durante la que sus máximos representantes edificaron, sin excepción, sus pirámides en la árida geografía de Saqqara. Ankhesenpepi II llegó a reinar durante la infancia de su vástago pero no alcanzó la notoriedad de Hatshepsut, la mujer que fue faraón. El examen del monumento, no obstante, ha comenzado a arrojar detalles. Una pequeña deformación detectada en la parte superior del obelisco indicaría que estaba cubierto con placas de metal -tal vez cobre u oro- para que brillara con los rayos del sol reforzando las conexiones solares del monolito.En busca de más restosEl hallazgo es solo el principio de la aventura. Los miembros de la expedición buscan ahora los restos que faltan del obelisco. Una tarea ardua porque la necrópolis fue usada como cantera durante el reino nuevo y el período tardío. El descubrimiento añade un nuevo obelisco a la lista de conocidos hasta la fecha. "Los obeliscos son estupendos embajadores de Egipto", suele proclamar el mediático y controvertido egiptólogo Zahi Hawas, ex ministro de Antigüedades egipcio. Junto a las miles de piezas expuestas en museos de todo el planeta, los obeliscos son el elemento arquitectónico preferido. Roma se lleva la palma: en sus calles se exhiben hasta 13 ejemplares. Uno de ellos, erigido en la plaza de San Pedro, fue incluso sometido a un exorcismo por orden del papa Sixto V. En el siglo XIX, Mohamed Ali -el padre del Egipto moderno- trató de ganarse el favor de las cancillerías europeas regalando obeliscos. Los franceses eligieron uno de los dos obeliscos que flanqueaban el acceso al templo de Luxor y, tras una azaroso viaje por mar, el 25 de octubre de 1836 unos 200.000 parisinos contemplaron su llegada a la Place de la Concorde. Luego -empujados por las estrecheces económicas del país árabe- se sumaron Londres y Nueva York.

   +Información: www.elmundo.es


   -Hallada la cabeza de una estatua del faraón Akenatón.

      01 de Octubre de 2017

Una misión egipcio-británica halló hoy la cabeza de una estatua de Akenatón, el décimo faraón de la dinastía XVIII del Antiguo Egipto, en la ciudad de Tel al Amarna, al sur de EI Cairo, informó el Ministerio de Antigüedades.

El comunicado explicó que la misión encabezada por el británico Barry Kemp, el profesor de Egiptología en la Universidad de Cambridge, encontró esa cabeza del rey durante las excavaciones dentro del gran templo de Atón, que era una deidad solar del Antiguo Egipto.

El jefe del departamento de Antigüedades en el ministerio, Ayman Ashmaui, detalló que la cabeza es de yeso y tiene 9 centímetros de altura, 13,5 de longitud y 8 centímetros de ancho.

El secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mustafa Waziri, calificó este descubrimiento de "importante".

El relevante "no solo porque pertenece a uno de los reyes más importantes del Antiguo Egipto, sino también porque abre el telón de los secretos de la ciudad antigua de Tel al Amarna, que es única en su arte y religión", argumentó Waziri.

El director general de Antigüedades de la provincia de Al Minia, donde está situada Tel al Amarna, Gamal al Samstai, dijo que la misión británica continuará su trabajo en el sitio en un intento por descubrir "más secretos de esa zona" .

La ciudad de Tel al Amarna, ubicada en la orilla oriental del Nilo, era la capital durante el período de Akenatón, cuya dinastía rigió Egipto entre 1539 y 1075 a.C. En esta urbe surgió una nueva religión, que llama a creer en el dios Atón, razón por la cual esa Tel al Amarna está llena de templos, según la nota.

A la dinastía XVIII pertenecen algunos de los faraones más relevantes y conocidos, entre ellos Tutmosis I, Hatshepsut, Akenatón y su hijo Tutankamón.

   +Información: www.lavanguardia.com


   -Una española, dispuesta a desentrañar el misterio del Napoleón egipcio

      23 de Septiembre de 2017

Al oeste del Nilo, en la ciudad de Lúxor, se levanta majestuoso el Templo de Millones de Años, construido en honor del conocido como el Napoleón de la antigüedad. Era Tutmosis III, un faraón guerrero que gobernó el Valle del Nilo hace más de 3.000 años. Su apodo hace referencia a su afán de conquista. Miles de pueblos se rindieron bajo su mandato, hazañas que se aseguró de que llegaran a nuestros oídos gracias al escriba que les acompañaba al frente. Hasta los obeliscos narraron sus victorias. Sus incursiones alcanzaron Siria, Palestina y Líbano.

Este templo pasó inadvertido durante décadas sin que nadie penetrase en sus entrañas hasta que un equipo de arqueólogos dirigido por Myriam Seco (Sevilla, 1967), una de las egiptólogas más importantes de su generación, se propuso desentrañar el misterio. Desde 2008 dirige las excavaciones y restauraciones del templo. "Nunca se sabe lo que se puede encontrar y qué secretos oculta la arena del desierto", asegura la arqueóloga a Libertad Digital.

Desde un principio, el yacimiento resultó ser una enciclopedia del Antiguo Egipto "que no ha parado de dar sorpresas". El templo corresponde a la dinastía XVIII y se usó durante los sesenta años de reinado de Tutmosis III y también durante el gobierno de su hijo Amenofis II. Ha permitido entender las costumbres de ese pueblo. "El primer año encontramos un almacén con más de 2000 fragmentos de arenisca y caliza sin estudiar. En la segunda campaña comenzamos a encontrar tumbas anteriores al templo. En el 2012 excavamos el complejo del sacerdote Khonsu, que veneraba la figura de Tutmosis III", desgrana Seco. El listado de buenas noticias prosigue. Han encontrado, entre otras cosas, una tumba con las joyas de oro y plata de una dama de la alta sociedad del Reino Medio, una necrópolis de Época Tardía o un cartonaje del Tercer Período Intermedio perteneciente a un funcionario de la Casa Real llamado Amonrenef.

La española presagia que lo que queda por encontrar será igual de "apasionante": "Nos queda por excavar gran parte del sector norte del templo, donde se encontraban los almacenes y los talleres. También la capilla dedicada a la diosa Hathor y toda la zona donde se encuentra la necrópolis de la dinastía XI y una de Época Tardía".

Myriam Seco tiene la gran fortuna de ejercer su profesión en el Olympo de los arqueólogos. "Egipto es el culmen, por la perfección que llegaron a alcanzar en las matemáticas, la astronomía, la medicina o el conocimiento de los materiales". A su cargo, tiene un equipo de más de cien personas, algunos de ellos trabajadores locales. "Normalmente son campesinos que combinan su actividad en el campo con los trabajos en las misiones arqueológicas. Diversas generaciones han trabajado con los arqueólogos y esto les ha convertido en grandes profesionales sin haber estudiado. Es una maravilla trabajar con esta gente, que conoce bien su trabajo, es muy sencilla y tiene una singular filosofía de la vida".

España, un referente

Seco es doctora en Historia por la Universidad de Sevilla y ha trabajado con el Instituto Arqueológico Alemán en la Necrópolis de Dahshur, con el Centro de Estudios Alejandrinos en el yacimiento de Qait Bay en Alejandría o con el Instituto de Arqueología Naútica en el Mar Rojo. Vive desde hace una década en Egipto, desde donde atiende a Libertad Digital. Gracias a arqueólogos de su categoría, España se ha convertido en un referente. "Hay una cantera grandísima -asegura-, la cuestión es que de esa cantera salgan profesionales que puedan dedicarse a la Egiptología y encuentren su sitio en el mundo laboral".

Ha trabajado en Egipto y Líbano: "No se puede comparar, son países totalmente diferentes. Líbano es un país muy acogedor, de ambiente Mediterráneo y muy rico culturalmente que ha sufrido mucho, en ocasiones debido a intereses ajenos a sus propios habitantes. Cuando organizábamos las campañas arqueológicas en Tiro, hasta el último momento no sabíamos si podríamos trabajar o no. Sin embargo, Egipto no es un país inestable políticamente, ha pasado por su primavera árabe, pero ha vuelto a su habitualidad. Es un país grandísimo, con más de 90 millones de habitantes, con una fuerte identidad nacional y muy poca mezcla cultural. En el día a día tratas con gente muy amable y hospitalaria. La excavación la tenemos en Luxor y allí se vive muy tranquilo".

En cambio, Siria amanece cada día con noticias sobre nuevos destrozos arqueológicos. Las ruinas grecorromanas de Palmira, Patrimonio Mundial de la Unesco, han sufrido daños significativos causados por el grupo terrorista Estado Islámico. "Creo que no hace falta ser un arqueóloga para sentir miedo, terror y pena ante tal barbaridad", admite.

Tutmosis III puede resultar alejado de los problemas cotidianos a los que nos enfrentamos, ajeno a la era Trump, la escalada nuclear que vive Corea o los huracanes que azotan Centroamérica. "¿Qué nos importa este faraón? Nos importa, y mucho", dice Seco. "Siempre aprendemos del pasado y en el caso de la civilización egipcia tiene un plus de interés por la perfección que llegaron a alcanzar", afirma con rotundidad.

   +Información: www.libertaddigital.com


   -Egipto descubre la momia de un orfebre real de más de 3.500 años

      22 de Septiembre de 2017

El Valle de los Reyes de Luxor, el más valioso cementerio de faraones, es una fuente inagotable de descubrimientos arqueológicos. A principios de septiembre, una expedición descubrió la tumba de un orfebre real llamado Amenemhat que vivió durante la dinastía 18 del Antiguo Egipto (1550 a. C. a 1292 a.C), la mítica era de Tutankamon, Hatshepsut y Nefertiti. La cámara subterránea contiene también diversos esqueletos, varios sarcófagos, y otros objetos como estatuas, joyas y unos 50 conos funerarios, por lo que los expertos lo consideran un importante descubrimiento.


Según los arqueólogos responsables de la expedición, el hecho de que la mayoría de los conos funerarios pertenezcan a altos funcionarios hace suponer que sus restos están enterrados en cámaras cercanas, por lo que esperan que durante las próximas semanas se produzcan nuevos hallazgos. “Es un descubrimiento significativo en todos los campos”, declaro Jaled Alnani, ministro de Antigüedades. “El trabajo no se ha terminado. Esperamos hacer nuevos anuncios el próximo mes”, añadió el ministro, que se desplazó a la ciudad de Luxor, situada en el sur del país, para anunciar el hallazgo.

El sitio arqueológico fue utilizado con fines funerarios durante diferentes periodos del Antiguo Egipto. De acuerdo con las primeras investigaciones, se cree que la tumba fue reutilizada durante el Tercer periodo intermedio del Antiguo Egipto (entre 1070 a. C. y 650 a.C), cuando el valle del Nilo se dividió en dos unidades políticas, una dirigida desde Tanis, en el Bajo Egipto, y la otra desde Tebas, en el Alto Egipto. En una sala adyacente a la principal, se hallaron tres momias en dos ataúdes pertenecientes al Imperio Medio (entre 2050 a. C. y 1.800 a.C), junto con diversos artefactos y textos poéticos, por lo que durante los próximos meses los arqueólogos de la expedición tendrán trabajo para extraer toda la información presente.

El 2017 está siendo un año de notables hallazgos arqueológicos, como el de un coloso en el pasado mes de marzo que corresponde al faraón Psamético I. Los restos de la mastodóntica estatua estaban enterradas en un suburbio de El Cairo, y salieron a la luz de forma casual mientras un grupo de obreros excavaba el terreno para construir los cimientos de un edificio.

Sin embargo, algunos expertos han señalado que las autoridades egipcias actuales tienden a exagerar la importancia científica de los restos hallados como parte de una estrategia para intentar recuperar el maltrecho sector turístico, uno de los puntales tradicionales de la economía del país. De hecho, como es habitual en los últimos tiempos, el descubrimiento del sito funerario fue presentado a los medios de comunicación con gran pompa. El año pasado fue el más duro para las empresas turísticas, pues tan solo visitaron el país 4,8 millones de visitantes extranjeros, menos de un tercio de los recibidos en 2010, el año anterior a la Revolución. Y es que a finales de 2015, un atentado derribo un avión ruso provocando la muerte de las 224 personas a bordo.

   +Información: www.elpais.com

« Atrás 1 2 3 4 5 ... 156 Adelante » Todos
Excursiones por Egipto
Aun te lo ponemos más fácil.
Te hemos preparado ya las
excursiones para que no
dependas de nadie.
 
© todoegipto.org 2006. Jaume Martínez. Barcelona. Leer antes de usar