Otra manera de ver Egipto
Noticias Sobre Egipto
 
 
« Atrás 1 2 3 4 5 ... 160 Adelante » Todos Líneas por página:

   -Hallan vestigios del Cuartel de la Montaña bajo el Templo de Debod

      25 de Noviembre de 2017

Sobre el promontorio en el que el 3 de mayo de 1808 el ejército de Napoleón fusiló a 43 madrileños que se levantaron contra la invasión de las tropas francesas, comenzó a edificarse, seis décadas más tarde, el Cuartel de la Montaña. Este enclave estratégico, también fue escenario de otra contienda: la sublevación de las milicias del general Franco, que se alzaron en julio de 1936 y tomaron esta fortificación como base de operaciones en Madrid. Este sobrio y robusto edificio, con capacidad para albergar a 3.000 soldados de infantería, quedó en ruinas tras la batalla. Pero la colina de Príncipe Pío, gracias a sus vistas privilegiadas, volvió a ser escogida para acoger otro acontecimiento histórico.

Sobre el solar se reconstruyó, piedra a piedra, el monumento más antiguo de la capital: el Templo de Debod, que llegó a España tras ser salvado de las aguas de la presa de Asuán. Sin embargo, bajo sus 2.300 sillares aun se conservan vestigios de lo que fue aquella destacada edificación militar del siglo XIX. «Delante del templo y en la zona sur, a un metro de profundidad, se han detectado restos del muro perimetral del Cuartel de la Montaña», explica a ABC la jefa del departamento de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Madrid, María José Relaño. Esta es una de las conclusiones que arroja la prospección con georradar del subsuelo, que se inició en diciembre del año pasado y cuyos resultados serán presentados ante el comité de expertos que analizará la posible cubrición del Templo en marzo de 2018.

Debod es la única de las cuatro joyas nubias «donadas» por Egipto que resiste aún a la intemperie. Sus losas milenarias atestiguan la historia del santuario, pero no son ajenas a las difíciles condiciones climáticas de la capital y al vandalismo al que están expuestas. Muchas han sido las voces competentes en la materia que reclaman desde hace años un cerramiento para el Templo. Sobre este asunto se debatirá, como ya avanzó a ABC, en una jornada técnica que, finalmente, se celebrará en la primera semana de marzo en vez de en diciembre. A lo largo de siete ponencias y una mesa redonda se explorará la posibilidad de instalar una gran cúpula protectora, como ha defendido en varias ocasiones el PSOE, o la inclusión del Templo en un complejo museístico.

«Los vestigios del Cuartel de la Montaña serán tenidos en cuenta para el futuro proyecto técnico, pero no impedirían la cubrición del Templo con una estructura enterrada o semienterrada, si se decide que esta es la mejor opción», indica Relaño. Los datos que revela el georradar serán aportados a los asistentes junto a los que arroja la «monitorización inteligente del Templo». En diciembre del año pasado, también se instalaron unos equipos especiales que miden varios parámetros fisiológicos (temperatura, viento, humedad ambiental,...) y que permiten obtener datos científicos sobre los principales agentes que deterioro del Templo.

Además de las directoras generales de Patrimonio del Ayuntamiento y la Comunidad, en la jornada técnica participarán egiptólogos del CSIC, catedráticos en Petrología, Conservación, Restauración y directores de obras museísticas importantes. También estará presente el Conservador del Departamento de Arte Egipcio del Museo Metropolitano de Nueva York, donde se conserva el Templo de Dendur, otro de los cuatro oráculos egipcios donados en la «campaña de Nubia».

«El objetivo es cruzar los datos técnicos recabados y examinar qué tipo de soluciones se han dado en otro lugares a problemas similares», sostiene Relaño. Con la vista puesta en 2020, cuando se cumplen 50 años de la llegada del Templo a Madrid, el compromiso es presentar las conclusiones para un futuro plan director, cuyas bases tendrán que ser realistas técnica y económicamente.

   +Información: www.abc.es


   -Técnicas de visión artificial para descifrar jeroglíficos egipcios

      25 de Noviembre de 2017

En el complejo sistema de escritura egipcia, los nombres de los faraones eran enmarcados en óvalos conocidos como cartuchos. Por ejemplo, el cartucho referido a Tutankamón encierra un jeroglífico que significa la imagen viva de Amón.

Ahora investigadores de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) han desarrollado un sistema de reconocimiento automático de estos cartuchos mediante la identificación de los jeroglíficos que lo componen. El deterioro que presentan muchos de los textos antiguos es uno de los mayores obstáculos a la hora de diseñar mecanismos de reconocimiento eficaces.

“El estado de conservación del material y las partes que han desaparecido con el paso del tiempo pueden afectar al resultado final. A menudo las imágenes presentan ruido o están incompletas, haciendo que el proceso de reconocimiento sea más complicado” señala Jaime Duque, autor principal de la investigación, publicada en la revista Sensors.

Para validar el nuevo sistema de reconocimiento se emplearon más de 260 cartuchos que contenían un total de 1785 jeroglífos procedentes de la Lista Real de Abidos (un bajorrelieve con 76 reyes del Antiguo Egipto), así como de otros monumentos y excavaciones egipcias.

La técnica se desarrolla en tres etapas con diferentes técnicas de visión artificial. En primer lugar, el sistema detecta el contorno del cartucho en la imagen inicial y delimita los bordes. Una vez localizado el cartucho, se extrae e identifica cada uno de los jeroglifos que contiene. Por último, el sistema procederá a interpretar el contenido para devolver de manera automática el nombre del faraón en cuestión.

“El método que proponemos tiene en cuenta diversos parámetros, como la distancia entre puntos, o la orientación y continuidad de los bordes” explica Carlos Cerrada, coautor de la publicación y director del Grupo de Ingeniería del Software y Sistemas de la UNED, que también destaca que la técnica “ha demostrado no depender de la intensidad y la integridad de los objetos que se han estudiado, así como de condiciones de iluminación variables”.

Aplicación en museos

La aplicación de estos resultados podría ser especialmente útil para enriquecer la experiencia de los visitantes a los museos. El sistema podría integrarse en dispositivos móviles y obtener así datos relevantes de manera inmediata. El público que acuda a museos y yacimientos egipcios tendrá en su mano una herramienta para conocer el nombre del faraón y las fechas de su reinado y contextualizar así su visita.

Además, los autores no descartan otras aplicaciones donde el sistema de reconocimiento desarrollado puede resultar de utilidad como, por ejemplo, combinando este método con sistemas de posicionamiento, localizando así la posición del usuario a través de su dispositivo móvil y enriqueciendo la experiencia durante la visita a un museo, al poder ofrecer información adicional relacionada con los objetos ubicados en el entorno más próximo.

   +Información: www.agenciasinc.es


   -Descifran tesoros de la tumba de Tutankhamon encontrados por Howard Carter en 1922

      17 de Noviembre de 2017

Investigadores de un proyecto germano-egipcio han examinado por primera vez las piezas de oro repujado del tesoro de la tumba del faraón Tutankamón, revelando la influencia de la antigua Siria. Los objetos provienen del famoso hallazgo realizado por el arqueólogo inglés Howard Carter en 1922. Hasta ahora, habían sido almacenados en el Museo Egipcio de El Cairo. Se pueden ver en una exposición especial en el museo que comenzó este 15 de noviembre. A través de minuciosas horas en el laboratorio, los científicos restauraron los objetos en el Museo Egipcio. También hicieron dibujos de los artículos e hicieron una investigación exhaustiva sobre ellos. Un equipo de conservadores, egiptólogos y especialistas en arqueología del Cercano Oriente encontraron estos objetos de oro repujado en la misma caja en la que el equipo de Howard Carter las colocó inmediatamente después de su descubrimiento. En ese momento, los artefactos fueron fotografiados y embalados, sin restaurar, y nunca más fueron eliminados hasta este proyecto. Durante años de trabajo detallado, los conservadores Christian Eckmann y Katja Broschat del Römisch-Germanischen Zentralmuseum Mainz volvieron a ensamblar los fragmentos para producir 100 aplicaciones casi completas de oro repujado. Sospechan que los elementos son accesorios decorativos para cajas de arco, carcaj y bridas. Los arqueólogos de IANES de Tübinga examinaron las imágenes en las aplicaciones de oro repujadas y las categorizaron desde una perspectiva histórica del arte. En su disertación, la candidata al doctorado Julia Bertsch logró distinguir los motivos egipcios en los objetos de oro repujado de los que podrían adscribirse a un canon de motivos "internacional" de Próximo Oriente. A Egipto desde el Levante Entre ellas se encuentran imágenes de animales de combate y cabras en el árbol de la vida que son ajenas al arte egipcio y deben haber llegado a Egipto desde el Levante. "Es de suponer que estos motivos, que una vez se desarrollaron en Mesopotamia, se dirigieron a la región mediterránea y a Egipto a través de Siria", explica en un comunicado. Esto demuestra una vez más el gran papel que desempeñó la antigua Siria en la difusión de la cultura durante la Edad del Bronce". Curiosamente, agrega, se encontraron aplicaciones de oro repujadas similares con imágenes temáticamente comparables en una tumba en la ciudad real siria de Qatna. Allí, un equipo de arqueólogos descubrió la tumba prístina de un rey en 2002. Se remonta a la época de alrededor de 1340 aC, por lo que es un poco más antigua que la tumba de Tutankamón en Egipto. El arqueólogo Peter Pfälzner, de la Universidad de Tubinga, y que ha participado en ambos estudios, dice: "Este aspecto notable proporcionó el ímpetu para nuestro proyecto sobre los hallazgos egipcios". Ahora, "dice Pfälzner," tenemos que resolver el enigma de cómo los motivos extranjeros en las aplicaciones de oro repujado llegaron a ser adoptados en Egipto. El profesor dice que aquí, los análisis químicos han sido esclarecedores. Los resultados mostraron que el relieve las aplicaciones de oro con motivos egipcios y las otras con motivos extranjeros estaban hechas de oro de diferentes composiciones ", dice."Eso no significa necesariamente que las piezas fueron importadas. Puede ser que varios talleres locales fueron los responsables de producir objetos en varios estilos, y que uno usó modelos del Cercano Oriente ".

   +Información: www.20minutos.es


   -Ellos construían una casa y hallaron un santuario egipcio

      17 de Noviembre de 2017

Banha, una ciudad cercana a El Cairo, en Egipto, fue el escenario de un curioso descubrimiento cuando un grupo de trabajadores que levantaban una vivienda se toparon con vestigios de otras épocas.

Durante las excavaciones para colocar los cimientos de un edificio habitacional, los obreros encontraron piedras grabadas con jeroglíficos y, tras realizar más excavaciones, fragmentos de las paredes de un santuario con más escrituras e imágenes de dioses.

Seguro te interesa: Trabajan en la construcción de un país flotante

Según especialistas, las ruinas encontradas se tratarían de un santuario dedicado a las deidades Horus, Isis y Osiris, y aunque no se ha establecido la época de construcción, se cree que el suelo podría tener más imágenes y restos de alguna ciudad antigua.

   +Información: www.eldiariony.com


   -Tutankamón: Las piezas de oro nunca vistas de la tumba del faraón

      16 de Noviembre de 2017

Hechas añicos y desperdigadas por el suelo en la tumba de Tutankamón, un montón de piezas de oro y cuero del "faraón niño" fueron olvidadas en 1922 por el descubridor del sepulcro y ahora vuelven a relucir en una exposición en el Museo Egipcio de El Cairo.

El conjunto permaneció en un baúl arrinconado en un almacén del museo, hasta que una misión arqueológica egipcio-alemana las encontró y decidió restaurarlas hace tres años y ahora, 95 años después de su hallazgo, están por primera vez a la disposición del público.

No fue fácil, puesto que estas delicadas y pequeñas piezas, consistentes en finas láminas de oro, cuero y lino con profusión de motivos decorativos, habían sufrido los estragos del paso del tiempo y una mala conservación.

Los pequeños ornamentos servían para decorar los carruajes y las vestiduras de los caballos del joven faraón, que murió repentinamente a los 19 años de edad, tras un breve reinado de nueve años, entre el 1332 al 1323 a.C., según explicaron los restauradores.

Las piezas permanecieron en el mismo baúl de madera en el que el descubridor de la tumba de Tutankamón, el célebre egiptólogo británico Howard Carter, las depositó al encontrarlas.

El director del Gran Museo Egipcio, que abrirá las puertas en 2018 y acogerá la colección de forma permanente, Tarik Said Taufik, dijo a Efe que el motivo de que las piezas hayan permanecido en el baúl es que el oro es "un material muy resistente" que no necesita una "preservación especial".

Sin embargo, reconoce que el largo periodo de abandono venció en ocasiones la resistencia del noble metal y afectó especialmente a "las piezas orgánicas", que desde el principio del proyecto se convirtieron en "una prioridad" para los investigadores.

Las piezas están formadas por cuatro capas: bajo la primera y fina lámina de oro sobre la que se tallaron los motivos decorativos, subyace una capa de cuero y bajo esta, un tejido de lino embebido en yeso, que está recubierto por abajo de otra capa de cuero.

La "alta tecnología" que se empleó en la fabricación de estas piezas es un rasgo "único" de esta colección, según afirmó este miércoles, día de la inauguración de la muestra, Stepahn Seidlmayer, director del Instituto Arqueológico Alemán de El Cairo, una de las instituciones que ha conducido el proyecto.

Pero las piezas no son solo interesantes desde el punto de vista tecnológico u ornamental, ya que constituyen además "documentos históricos de primer orden", según Seidlmayer.

"Estos objetos combinan motivos de la tradición faraónica antigua con motivos propios de las escuelas decorativas del Levante, por lo que atestiguan esta red cultural, social y política de relaciones que unía el Mediterráneo este desde la antigüedad", subrayó el arqueólogo.

Se refiere a las escenas animales y vegetales, los motivos geométricos y las representaciones iconográficas de diversos tratados entre Egipto y los pueblos situados al este y en el Egeo.

Estos motivos coinciden con los hallados en algunos de estos territorios, lo que convierte a esta corriente decorativa en un "estilo internacional", en opinión de los investigadores.

Ese estilo entró en Egipto durante la 17 dinastía -del 1650 al 1549 a.C.- y se convirtió en el estilo decorativo predominante durante la época de los predecesores de Tutankamón, un periodo de "intensos contactos internacionales", según el equipo investigador.

El descubrimiento de la tumba del "faraón niño" asombró a todo el mundo en 1922, pues se trataba de la primera -y hasta la fecha la única- tumba del Antiguo Egipto que había sido descubierta intacta, ya que todas las demás habían sido saqueadas en mayor o menor medida siglos atrás.

Tras ocho años de cuidadosas excavaciones y una meticulosa clasificación, Carter llegó a documentar una gran cantidad de objetos, desde la fastuosa máscara funeraria del faraón, de oro macizo, hasta pequeñas piezas de lino o vidrio, que sumaban en total unos 5.400 objetos.

La enorme riqueza de la tumba faraónica mejor conservada, fue también paradójicamente la causa de que no se pudiera estudiar en detalle todas las piezas encontradas, por lo que muchos objetos quedaron almacenados a la espera de que los arqueólogos del futuro se ocuparan de ellos.

   +Información: www.elcomercio.pe

« Atrás 1 2 3 4 5 ... 160 Adelante » Todos
Excursiones por Egipto
Aun te lo ponemos más fácil.
Te hemos preparado ya las
excursiones para que no
dependas de nadie.
 
© todoegipto.org 2006. Jaume Martínez. Barcelona. Leer antes de usar