Otra manera de ver Egipto
Noticias Sobre Egipto
 
 
« Atrás 1 2 3 4 5 6 ... 160 Adelante » Todos Líneas por página:

   -Descubierta una cavidad del tamaño de un avión en la pirámide de Keops

      02 de Noviembre de 2017

Desde hace 4.500 años, la pirámide de Keops en Egipto, una de las siete maravillas del mundo antiguo, escondía en su interior una enorme cavidad, según un estudio publicado este jueves en la revista Nature.

La cavidad es “tan grande” como “un avión de 200 plazas en el corazón de la pirámide”, declaró a la AFP Mehdi Tayubi, codirector del proyecto ScanPyramids que hizo el hallazgo.

Un equipo de investigadores egipcios, franceses, canadienses y japoneses escruta desde finales de 2015 el interior de la pirámide utilizando tecnología puntera no invasiva, que permite ver a través de ella para descubrir posibles huecos o estructuras internas desconocidas.

El objetivo es aprender un poco más sobre la construcción de las pirámides, que siempre ha estado rodeada de misterio.

El monumento, de 139 metros de alto y 230 de ancho, se sitúa en la meseta de Guiza, en las afueras de El Cairo, junto a la Gran Esfinge y las pirámides de Kefrén y Micerino.

“Hay numerosas teorías sobre la existencia de posibles cámaras secretas en la pirámide. Si las juntáramos todas, ¡obtendríamos un queso gruyer!”, bromeó Mehdi Tayubi. “Pero ninguna de ellas predecía la existencia de algo tan grande”, añadió.

Según el estudio publicado en Nature, el “big void” (gran vacío), como los científicos denominan al hallazgo, mide al menos 30 metros de largo y tiene características similares a las de la gran galería, la mayor sala conocida de la pirámide.

La cavidad se encuentra a unos 40 o 50 metros de la cámara de la reina, en el mismo centro del monumento.

“El ‘gran vacío’ está totalmente cerrado, no se ha tocado nada desde la construcción de la pirámide. Es un descubrimiento muy emocionante”, dijo Kunihiro Morishima, de la Universidad de Nagoya en Japón, socio de la misión ScanPyramids.

   +Información: www.24matins.es


   -Un 30 de octubre de hace 3.224 años: el día del eclipse solar más antiguo registrado en el mundo

      02 de Noviembre de 2017

Investigadores de la Universidad de Cambridge han identificado la fecha de lo que podría ser el eclipse solar más antiguo registrado en el mundo. Este evento, que según los investigadores ocurrió un 30 de octubre hace 3.224 años (en el 1207 aC), permitirá precisar la cronología de reinados faraónicos como el de Ramsés el Grande y el de su hijo Merneptah. Los científicos ubicaron en el tiempo las fechas de los faraones egipcios gracias a las menciones en la Biblia y en un texto egipcio antiguo.

El texto bíblico utilizado para el análisis proviene del libro del Antiguo Testamento de Josué y ha desconcertado a los eruditos bíblicos durante siglos. Este libro registra la oración de Josué, después de que condujera al pueblo de Israel a Canaán, región del antiguo Oriente Próximo que cubría los actuales Israel y Palestina: "Sol, detente en Gabaón, y Luna, en el Valle de Ajalón. Y el Sol se detuvo, y la Luna se detuvo, hasta que la nación se vengara de sus enemigos".

Según asegura el coautor del estudio, publicado en Royal Astronomical Society journal Astronomy & Geophysics, el profesor Sir Colin Humphreys, del Departamento de Ciencia de Materiales y Metalurgia, si estas palabras que recoge la Biblia describen una observación real, entonces "se estaba produciendo un gran evento astronómico". "La pregunta que debemos resolver es qué significa realmente el texto", indica el investigador, interesado en relacionar el conocimiento científico con la Biblia.

"Las traducciones al inglés moderno, que siguen a la traducción del Rey Jacobo de 1611, generalmente interpretan este texto como que significa que el sol y la luna dejaron de moverse", afirma Humphreys. Sin embargo, sostiene que, volviendo al texto original en hebreo, el equipo determinó que un "significado alternativo" podría ser que el sol y la luna simplemente dejaran de brillar, es decir, que se estuviese produciendo un eclipse solar. Esta interpretación se ve respaldada por el hecho de que, en ese contexto, la palabra hebrea traducida como quedarse quieto tiene la misma raíz que una palabra babilónica utilizada en textos astronómicos antiguos para describir eclipses, explica el experto.

Humphreys y su coautor, Graeme Waddington, no son los primeros en sugerir que el texto bíblico puede referirse a un eclipse, sin embargo, los historiadores anteriores afirmaron que no era posible investigar esta posibilidad debido a los laboriosos cálculos que se necesitarían para hacerlo.

Por otro lado, la evidencia independiente de que los israelitas estuvieron en Canaán entre 1500 aC y 1050 a.C. se puede encontrar en la estela de Merneptah, un texto egipcio que data del reinado del faraón Merneptah, hijo del conocido Ramsés el Grande. Un gran bloque de granito, que se encuentra en el Museo Egipcio de El Cairo, recoge que la fecha en la que fue tallado corresponde al quinto año del reinado de Merneptah, y además menciona una campaña en Canaán en la que derrotó al pueblo de Israel.

Los primeros historiadores usaron estos dos textos para intentar fechar el posible eclipse, pero no tuvieron éxito, ya que sólo observaron eclipses totales, en los que el disco del sol parece estar completamente cubierto por la Luna cuando esta pasa directamente entre la Tierra y el Sol. Lo que los historiadores anteriores no tuvieron en cuenta fue que se trataba de un eclipse anular, en el cual la Luna pasa directamente frente al Sol, pero está demasiado lejos para cubrir completamente el disco, lo que lleva a la característica apariencia de anillo de fuego. En el mundo antiguo, la misma palabra se usaba para eclipses totales y anulares.

Los investigadores desarrollaron un nuevo código de eclipse, que tiene en cuenta las variaciones en la rotación de la Tierra a lo largo del tiempo. De sus cálculos, determinaron que el único eclipse anular visible desde Canaán entre 1500 y 1050 a.C. fue el 30 de octubre de 1207 a.C., por la tarde. Si se aceptan sus argumentos, no sólo sería el eclipse solar más antiguo que se haya registrado, sino que también permitiría a los investigadores fechar los reinados de Ramsés el Grande y su hijo Merneptah en el periodo de un año.

"Los eclipses solares a menudo se usan como eventos de punto fijo hasta la fecha en el mundo antiguo", explica Humphreys. De este modo, con los nuevos cálculos, el reinado de Merneptah comenzó en 1210 ó 1209 a.C. Dado que se sabe por los textos egipcios cuánto tiempo reinaron ambos, significaría que Ramsés el Grande estuvo en el poder del 1276 al 1210 a.C., con una precisión de más o menos un año. Las fechas exactas de los faraones han estado sujetas a cierta incertidumbre entre los egiptólogos, pero este nuevo cálculo, de ser aceptado, podría conducir a un reajuste en las fechas de varios de los reinados del Antiguo Egipto y permitir fecharlos con precisión.

   +Información: www.antena3.com


   -La Complutense vuelve al Valle de los Reyes en Luxor

      01 de Noviembre de 2017

La Universidad Complutense no pisaba el Valle de los Reyes en Luxor desde hace más de 50 años. Un grupo de profesores e investigadores del centro han logrado una concesión del Gobierno egipcio que promete grandes sorpresas.

Según informa la Tribuna Complutense, el Comité Permanente del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto dio el pasado 10 de mayo el visto bueno al proyecto presentado por los profesores de la Facultad de Geografía e Historia José Ramón Pérez-Accino y Francisco Moreno Arrastio para realizar una campaña de investigación en el Valle de las Momias Reales, en Luxor.

CAMPAÑA LIDERADA POR PROFESORES COMPLUTENSES

Como destaca el profesor Pérez-Accino ésta será la primera campaña liderada por profesores complutenses desde los años 60 del pasado siglo, cuando el catedrático Martín Almagro dirigió una expedición en la presa de Assuan. "Martín Almagro dejó un gran sabor de boca y gracias a ello, además por ejemplo de la instalación en Madrid del Templo de Debod, la egiptología española ha estado presente en Egipto desde entonces, en proyectos como el del Yacimiento del Heracreópolis Magna, cuya concesión se mantiene desde 1966 coordinado por el Museo Arqueológico Nacional, y en el que yo también participo". La nueva campaña complutense, que se iniciará el próximo mes de octubre, quizá sea también recordada durante años, ya que en palabras de su director, el profesor Pérez-Accino, "podría desembocar en descubrimientos que incrementarían nuestro conocimiento de la historia de la necrópolis tebana".

Según explica Pérez-Accino, director del proyecto complutense, puede hablarse de dos grandes hitos en la historia de la egiptología: el descubrimiento de Tutankamon en el Valle de los Reyes, y el descubrimiento de las Momias Reales. Este último se produjo en 1881. En una tumba escondida aparecieron más de una veintena de momias de monarcas de las dinastías 18 y 19. Entre ellas estaban las de conocidas reinas y reyes como Hatshepsut, Amenhotep, Amenofis II, Tutmosis II, Tutmosis III, Tutmosis IV o Ramsés II, por citar algunos de ellos.

Se cuenta que para evitar que fueran robadas por los "cazadores de momias" se sacaron de sus tumbas en una sola noche, y rápidamente llevadas en barco por el Nilo hasta El Cairo, en cuyo museo hoy se pueden contemplar. A las tumbas donde se encontraron las momias se accedió por una especie de pozo situado en un pequeño valle ubicado a la espalda del Valle de los Reyes. "Desde 1881, sorprendentemente -cuenta el profesor Pérez-Accino- no se ha hecho apenas más trabajo arqueológico en el denominado Valle de las Momias Reales, algo a principios del siglo XX y poco más".

Hace unos años un conocido mostró a Pérez-Accino una fotografía de una de las laderas del Valle de las Momias Reales, en las que apreció "algo" que decidió que debía ir a ver. En diciembre de 2014, algo más de un año después de ver la foto, por fin pudo aprovechar un viaje que hizo con estudiantes suyos "para ver otras cosas" y acercarse al lugar que aparecía en la foto. Comprendió que lo que había pensado al ver la fotografía posiblemente se quedaba corto en comparación "con lo que vi".

Tomó muchas fotografías, unas 300, y tras más de un año estudiándolas, decidió presentar un proyecto de campaña de investigación al Ministerio de Antigüedades de Egipto. "Con la ayuda de la Embajada de Egipto en España, la de España en Egipto y finalmente el apoyo decisivo del secretario general de Antiguedades, Mustafa Amin, que es antiguo alumno de la Complutense, conseguimos la aprobación". El apoyo del decano de la Facultad de Geografía e Historia, Luis Enrique Otero, también ha sido esencial.

   +Información: www.telemadrid.es


   -Egipto abre por primera vez 5 tumbas de obreros y nobles junto a pirámides

      01 de Noviembre de 2017

El Ministerio de Antigüedades informó de que los sepulcros que se podrán visitar a partir de ahora son los de Beti, Betah Shibsis, Nafar Ziz, Jufu Ha Ef y Sishem Nafar 4.

Beti era el supervisor de los obreros que construyeron las pirámides y en su tumba hay textos para ahuyentar a posibles saqueadores, según un comunicado del departamento.

La tumba de Betah Shibsis es la primera que fue descubierta en la zona en los años 90, mientras que la de Nafar Ziz pertenece al supervisor del palacio real y sus pinturas están muy bien conservadas.

El sepulcro de Jufu Ha Ef corresponde al hijo del rey Keops, que reinó entre 2605 a.C. y 2580 a.C. y da nombre a una de las tres pirámides.

La de Sishem Nafar 4 es de entre finales de la dinastía V y principios de la dinastía VI y su dueño fue apodado "el guardián de los secretos del rey".

El jefe del Departamento de Antigüedades Egipcias, Ayman Ashmaui, detalló en la nota que las tumbas se abren al público tras haber sido restauradas y preparadas para las visitas con carteles explicativos en árabe e inglés.

   +Información: www.elperiodico.com


   -Los volcanes y el cambio climático que acabaron con el esplendor del antiguo Egipto

      17 de Octubre de 2017

A la muerte de Alejandro Magno, en el 323 a. C., el mundo que había creado quedó fundamentalmente dividido en cuatro grandes reinos dirigidos por sus sucesores: Seleuco, Ptolomeo, Casandro y Lisímaco. Uno de ellos, el reino ptolemaico, llevó el esplendor helenístico a Egipto. Bajo el mandato de una nueva dinastía, Egipto vivió el nacimiento de una Alejandría en la que se levantó el Gran Faro y la Gran Biblioteca. En aquella época se talló la piedra de Rosetta y aparecieron sabios como Euclídes y Arquímedes, que trabajaron en las matemáticas y en sofisticados ingenios tecnológicos. Pero la historia de este reino acabó en el 30 antes de Cristo. Entonces, tras la muerte de la última reina de la dinastía, Cleopatra y la derrota en la batalla naval de Actium, el reino se convirtió en una provincia del Imperio Romano.

Un grupo de científicos e historiadores de la Universidad de Yale, dirigidos por Joseph Manning, han publicado un artículo en la revista Nature Communications en el que consideran haber dado con una de las claves que provocó el derrumbe de la dinastía ptolemaica: el clima. Han concluido que un cambio climático provocado por erupciones volcánicas acabó con las inundaciones de verano del río Nilo, que esto tuvo un impacto muy negativo en la producción agrícola y que por ello el clima se convirtió en el germen de muchas décadas de inestabilidad social en el reino ptolemaico. Esto se tradujo en el levantamiento de varias revueltas y cambió el curso de al menos una guerra.

«Hemos encontrado una asociación significativa entre las erupciones y las hasta ahora poco entendidas revueltas del Egipto ptolemaico, así como las fechas en las que se puso fin a una guerra contra el Imperio Seleúcida», han escrito los autores en el artículo.

Esta investigación se ha centrado en vincular los efectos del clima en las sociedades humanas, como parte de un programa de investigación conocido como PAGES, de «Past Global Changes» (cambios globales del pasado). «Esto es lo bueno de de los registros climáticos. Por primera vez puedes ver una sociedad cambiando, no una descripción estática descrita en un puñado de textos», ha dicho Manning en un comunicado de la Universidad de Yale.


El Nilo, el corazón del reino

Las causas parecen remontarse, según los autores, a un fallo en el «corazón» del reino: el río Nilo. Con sus 6.825 kilómetros, era un auténtico sistema circulatorio del que dependían miles de agricultores y campesinos. Sus latidos estaban marcados por el monzón, ocurrido río arriba, que generaba un aumento del nivel del río entre agosto y septiembre y que se retiraba en octubre, permitiendo la siembra en unas aguas fértiles. «Cuando las corrientes del Nilo eran buenas, el valle era uno de los lugares más productivos de el mundo Antiguo», explicó Francis Ludlow, otro de los coautores. «Pero el río era famoso por su tendencia a ser muy cambiante». Así que, cuando el comportamiento del río no era tan propicio, llegaba la escasez de grano y todos los problemas económicos y sociales asociados.

Las erupciones volcánicas se caracterizan por liberar a la atmósfera grandes cantidades de azufre gaseoso que tiene la capacidad de hacer «rebotar» la radiación del Sol en la atmósfera y, por tanto, actuar como un agente de enfriamiento global. Esto podría haber alterado el funcionamiento del monzón en torno a la zona de convergencia intertropical (ITCZ), una faja de la atmósfera fundamental para el monzón, y haber disminuido las precipitaciones de las que dependía el caudal del Nilo. Pero, ¿cuántas erupciones ocurrieron por aquella época? ¿Pudieron alterar realmente el funcionamiento del río?

Para averiguarlo, Manning y Ludlow diseñaron simulaciones de ordenador para emplear datos recogidos del río desde el año 622 después de Cristo, en un importante registro de los niveles del río llamado «Nilómetro Islámico». Así descubrieron que los malos años del Nilo estaban en correspondencia con un evento de erupciones volcánicas recientemente descubierto. Esta relación sugirió que cuando había erupciones, el Nilo no pasaba sus importantes ciclos de inundaciones.

Al profundizar más, y al analizar papiros y documentos, incluyendo la piedra Rosetta, descubrieron que las erupciones volcánicas precedieron a los momentos de inestabilidad económica y social. En concreto, se produjeron antes de la salida del rey Ptolomeo III de Siria e Irak en su guerra contra el Imperio Seleúcida, y antes de la revuelta de Tebas, un alzamiento de 20 años en el que los egipcios se opusieron al reinado de los griegos. «Es altamente improbable que las erupciones y estos eventos se solaparan por causalidad», ha dicho Ludlow.

De esta forma, el clima pudo tener un peso enorme en la historia de esta porción del mundo. Por ejemplo, cuando la dinastía apenas tenía unas décadas, en torno al año 245 antes de Cristo, el rey Ptolomeo III Eurgetes (algo así como «Benefactor»), estaba enfrascado en una campaña contra el enemigo del Este: el Imperio Seleúcida. Logró una serie de victorias, pero de repente volvió a casa. «Esto cambió todo en la historia de Próximo Oriente». Quizás las consecuencias de las erupciones influyeron en esta decisión.

Sin embargo, los autores han alertado de la necesidad de huir del determinismo y del reduccionismo. El clima pudo ser un factor adicional o quizás un detonante, pero una sola causa no puede explicar casi nunca un acontecimiento histórico y social: «Las erupciones volcánicas indujeron un cambio en el Nilo que a su vez actuó como un detonante para las revueltas en el Egipto ptolemaico y una limitación para la guerra, pero había un trasfondo de otros factores (...) Por ejemplo, tensiones étnicas entre egipcios y las élites griegas, el crecimiento democráfico y la presión fiscal, el coste de movilizar un ejército o el aumento de la demanda de trigo».

En todo caso, creen que esta investigación tiene implicaciones útiles para el presente. «El siglo XXI no ha sufrido erupciones volcánicas explosivas capaces de alterar los patrones del monzón. Pero eso podría cambiar en cualquier momento», ha dicho Ludlow. «Es necesario tener en cuenta esto a la hora de gestionar las valiosas aguas del Nilo Azul y que comparten Etiopía, Sudán y Egipto». Si el preciado líquido elemento escasea y provoca importantes pérdidas agrícolas, podría generar tensiones sociales que pongan a prueba la estabilidad política de esta región, según estos autores. Parece ser que hay precedentes en la historia.

   +Información: www.abc.es

« Atrás 1 2 3 4 5 6 ... 160 Adelante » Todos
Excursiones por Egipto
Aun te lo ponemos más fácil.
Te hemos preparado ya las
excursiones para que no
dependas de nadie.
 
© todoegipto.org 2006. Jaume Martínez. Barcelona. Leer antes de usar