Otra manera de ver Egipto
Noticias Sobre Egipto
 
 
« Atrás 1 ... 4 5 6 7 8 ... 167 Adelante » Todos Líneas por página:

   -Nos sacan mucha ventaja: las sorprendentes costumbres sexuales del Antiguo Egipto

      01 de Enero de 2018

Hay un tópico que aceptamos a pies juntillas y según el cual, cada día que pasa, la sociedad es más depravada, ya que la revolución sexual o el porno (o ambas cosas) nos ha llevado a hacer cosas que en otras circunstancias no nos habríamos planteado. No hace falta ni recurrir al Kamasutra para descubrir la falsedad de dicha hipótesis y recordar que la historia de las convenciones sexuales no es lineal, sino más bien cíclica. Eso quiere decir que hace milenios ya se realizaban prácticas que hoy parecerían salidas de un atrevido vídeo gonzo; por ejemplo, en el Antiguo Egipto, cuya larga historia nos ha llegado a cuentagotas.
La última reina de Egipto, Cleopatra, ha sido representada vinculada al sexo. No solo por sus relaciones de igualdad con poderosos iconos como Julio César o Marco Antonio, sino también por atribuírsele el primer vibrador (al parecer, un rollo de papiro con abejas dentro) o sus supuestas habilidades feladoras. No obstante, como recuerda la historiadora Mary Beard, premio Princesa de Asturias, es probable que el carácter manipulador y promiscuo de la última ptolemaica fuese una invención de la propaganda romana, una idea de “Augusto después de la guerra con Marco Antonio para desacreditarlos a ambos”.

Lo que no es un producto de la propaganda es una mitología con muchos más episodios sexuales que otras tradiciones posteriores como la cristiana. El dios Atum, “el que existe por sí mismo”, surge del océano (Nun) creándose a sí mismo, algo que ha sido interpretado como una posible autofelación, algo reforzado por la creencia de que el semen era el agua que recorría los ríos. También Seth y Horus se adelantaron a la sensibilidad LGTBI+: tras una brutal pelea y repetidas humillaciones del segundo al primero, ambos dioses terminarían unificándose e incluso Seth alumbraría un hijo de su pareja. Por lo general, la sociedad aceptaba al activo (supuestamente “masculino”) y repudiaban al pasivo (“femenino”).

Mientras que hoy en día sigue siendo impensable presentar a mandatarios o monarcas haciendo el amor –recordemos la sonada retirada de un número de El Jueves por su portada–, era algo al parecer no tan raro en el Antiguo Egipto. Como explica el experto en arqueología egipcia Ethan Watrall, la imagen de Tutankamón apuntando a su esposa arrodillada con un arco probablemente sea una metáfora de una relación sexual, puesto que “disparar”, en egipcio (y en otros idiomas…) equivale a eyacular. Algo semejante ocurre con el grafiti que supuestamente representa a Hatshepsut y Senenmut en una posición que no deja lugar a la imaginación. Sean ellos no, desde luego se trata de un dibujo pornográfico. Y ni siquiera, el más famoso.

El papiro dos rombos

Si hablamos de sexo en el Antiguo Egipto, es obligado referirse al Papiro Erótico de Turín (1279-1213 a.C.), un rollo de aproximadamente 260 centímetros de largo por 25 de ancho que muestra 12 relaciones sexuales diferentes en otras tantas estampas. Fue encontrado por primera vez en Deir el-Medina (en una de las márgenes del Nilo, muy cerca de Luxor) y dejó horrorizado a Jean-François Champollion, el hombre que descifró la piedra Rosetta, y que dijo que se trataba de “una imagen monstruosa y obscena, que me ha dado una impresión muy extraña acerca de la sabiduría y la compostura egipcia”. Desde luego, tenía mucho más que ver con su compatriota el Marqués de Sade de lo que podía imaginarse.

Hay un poco de cada cosa y para todos los gustos (y paladares): sexo vaginal, anal, masturbación, autofelación y diversas posturas en las que hombres bajitos y gordos con grandes miembros viriles se satisfacen con lo que se ha interpretado que eran prostitutas. Probablemente, el dueño de la obra era aristócrata, por el buen acabado de la misma. “Los altos dignatarios de la corte y los grandes sacerdotes retozan con prostitutas profesionales, exhibiendo sus penes erectos y de tamaño desproporcionado, quizás como una burla a su incontinencia”, escribió sobre él el egiptólogo paraguayo Jorge Roberto Ogdon.
“Cada uno de los personajes ilustrados está acompañado por un breve texto que reproduce el diálogo amoroso”, desarrolla el arqueólogo. “Por ejemplo, una de las prostitutas le dice a su pareja, quien la penetra por detrás mientras ella se apoya sobre sus extremidades: ¡Ven y hazme el amor por detrás!. ¡Una frase que pareciera salida de algún vídeo porno moderno!”. Sin embargo, el egiptólogo francés Pascal Vernus matizaba que, como ocurre a menudo con las obras de contenido sexual de la aristocracia, su objetivo no era excitar sexualmente al espectador sino divertirlo con transgresiones caricaturescas del comportamiento sexual de las élites.

Este papiro no es, ni de lejos, el único vestigio que nos muestra hombres con grandes penes en el Antiguo Egipto. Son relativamente habituales las vasijas y los amuletos fálicos (itífalos), que, como recuerda Ogdon, representan figuras que poseen “un miembro viril de proporciones descomunales, que es sostenido por uno o más personajes subalternos o por su compañera”. Además de las representaciones tradicionales de coito vaginal, anal, oral u onanismo, también figuran contados casos de zoofilia, en los que el animal ocupa siempre el rol masculino y la mujer, el humano. Curiosamente, hay quien mantiene que era una forma de esquivar la censura por presentar a dos humanos haciendo el amor. Es el caso, por ejemplo, de la Tumba de los Toros de Tarquinia (Italia).

¿Y esto qué significa?
El egiptólogo Watrall recuerda que “las normas respecto al comportamiento sexual no pueden mirarse desde nuestra perspectiva occidental ya que muchas culturas, tanto pasadas como presentes, no utlizan las mismas categorías que nosotros”. En otras palabras, no debemos dar por hecho que los egipcios se considerasen heterosexuales, ni que, por lo tanto, Seth y Horus fuesen homosexuales. Por ejemplo, como recordaba R.B. Parkinson en The Journal of Egyptian Archaeology, el matrimonio era simplemente un actitud social común, pero que no impedía que se produjesen relaciones homosexuales. Eso sí, el adulterio era perseguido y castigado con dureza.

Como añade Charlotte Booth, autora de Las voces perdidas del Nilo, un retrato de la vida cotidiana del Antiguo Egipto, es muy probable que en la mayor parte de familias el sexo no tuviese un carácter íntimo; no, al menos, tal y como lo entendemos ahora. “Las imágenes artísticas que apuntan al coito pero que no lo muestran explícitamente dan la impresión de que el sexo no fuese siempre una cuestión privada, ya que siempre había sirvientes o niños en los alrededores, incluso en la cama”, recuerda la escritora. Las casas de pueblos como Amarna o El Lahun eran tan pequeñas que era difícil pensar que se pudiese disfrutar de ninguna clase de privacidad.
Entre las curiosidades de la vida amatoria de los egipcios que nos pueden chocar desde nuestra perspectiva moderna (y occidental) se encuentra, por ejemplo, la poca importancia que daban a la virginidad, tremendamente ligada al honor en nuestra sociedad. También, la peculiar manera en la que evitaban los embarazos en una especie de anticonceptivos vintage: los egipcios emplearon desde el siglo XVI a.C. la resina de la acacia por sus cualidades espermicidas, pero también utilizaban la fruta del árbol junto a miel y dátiles. Desde luego, nunca la anticoncepción fue más sabrosa.

   +Información: www.elconfidencial.com


   -"La historia real del Antiguo Egipto": una nueva técnica desvela los textos ocultos en los sarcófagos de las momias

      01 de Enero de 2018

Estos particulares ataúdes están elaborados de trozos de papiros que fueron utilizados por los antiguos egipcios para labores del día a día, como listas de la compra o declaración de impuestos, por lo que abren una nueva puerta a conocer la vida cotidiana del Antiguo Egipto.
Los jeroglíficos que se hallaron en las paredes de las tumbas de los faraones muestran cómo los poderosos de aquel tiempo querían ser recordados. Eran su propaganda.
Y ahora esta nueva técnica nos da acceso a lahistoria real de ese periodo de la historia, según el director del proyecto, el profesor Adam Gibson de la University College de Londres.
"Como los papiros sobrantes fueron utilizados para elaborar objetos de prestigio (como los sarcófagos), se han preservado durante 2.000 años", apuntó Gibson.
Por ello, "constituyen una de las mejores bibliotecas que tenemos de papiros sobrantes que hubieran sido desechados de otra manera; incluyen información sobre gente en particular y su vida cotidiana".

La escritura que aparece en estos papiros normalmente quedaba oculta por la masilla utilizada para fabricar las cajas fúnebres, pero los investigadores han conseguido leer ese texto escaneando el objeto con diferentes intensidades de luces, lo que provoca que la tinta brille.
Uno de los primeros casos de éxito se realizó con una momia expuesta en el museo del castillo Chiddingstone, del condado de Kent, en Reino Unido.
Los investigadores desvelaron un escrito que no se apreciaba a primera vista: la palabra "Irethorru", un nombre cotidiano en Egipto, que significa "el ojo de Horus aleja a los enemigos".

El dilema
Hasta ahora, la única manera de descubrir el texto de estos papiros era destrozar los particulares ataúdes.
Los egiptólogos se enfrentaban a un dilema: ¿los destruían o los dejaban intactos, sin relevar las historias que escondían?
El nuevo descubrimiento de los investigadores no daña el sarcófago y permite al mismo tiempo tener acceso al manuscrito.

Según Kathryn Piquette, de la University College de Londres, los egiptólogos tienen ahora lo mejor "de ambos mundos".
"Me horroriza cuando veo esos valiosos objetos siendo destruidos para llegar al texto. Es un crimen".
"Hay recursos infinitos y ahora tenemos una tecnología que preserva estos preciosos objetos al mismo tiempo que permite ver lo que esconden para entender la manera en la que los egipcios vivían, a través de sus propias evidencias documentales, y las cosas que anotaban que eran importantes para ellos".

   +Información: www.bbc.com


   -Descubren cuatro tumbas infantiles milenarias en Egipto

      21 de Diciembre de 2017

Una excavación llevada a cabo en Gebel el Silsila, en el sur de Egipto, reveló la existencia de cuatro tumbas infantiles pertenecientes al periodo tutmósida (del 1493 al 1401 a.C.) de la XVIII Dinastía de faraones, informó Mostafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades egipcio, citado por Daily Mail.

Los restos de cuatro niños de entre 3 y 10 años fueron encontrados durante la exploración conjunta de investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia, y científicos del Ministerio de Antigüedades de Egipto.

Gebel el Silsila es una región montañosa situada a orillas del Nilo cerca de Asuán. En la antigüedad albergaba multitud de canteras, por lo que era un sitio donde vivían esclavos y simples trabajadores. Sin embargo, para los arqueólogos representa un espacio rico en historia, como lo atestiguan las 69 tumbas que han sido descubiertas en el lugar desde 2015.

La investigación develó además varios objetos como platos, pulseras de bronce, piezas de cerámica y jarras de cerveza, que expanden para los investigadores el panorama científico sobre rituales funerarios durante el período del Antiguo Egipto, señala Luxor Times.

De las cuatro tumbas, tres se encontraban alineadas en un mismo sentido. Los expertos sostienen que estas presentaban características similares y contenían objetos rituales como joyas, amuletos y figuras de escarabajos, además de una cuchilla de bronce.
En el cuarto sepulcro, en cambio, no se encontró ningún objeto ceremonial, y parecía como si el cadáver que contiene hubiera sido enterrado sin ningún tipo de cuidado. Se estima que el esqueleto corresponde al de un niño de entre 5 y 8 años que pudo padecer de alguna enfermedad o simplemente pertenecer a otro rango jerárquico dentro de la antigua sociedad egipcia. Presentaba además varias heridas, pero la causa de su muerte no fue identificada.

Los científicos consideran continuar con las investigaciones para dar respuesta a más incógnitas alrededor de este descubrimiento, anunciaron los propios arqueólogos al portal Live Science.

   +Información: www.actualidad.rt.com


   -La gran revolución del antiguo Egipto, reescrita por arqueólogos españoles

      20 de Diciembre de 2017

En una entrevista a Efe, los arqueólogos desvelan que a lo largo de su última campaña de excavaciones en Luxor, en el sur de Egipto, desarrollada entre octubre y diciembre, han logrado las pruebas que corroboran de forma "casi matemática" la tesis de la corregencia entre el faraón Amenhotep III y su hijo Akenatón, que defienden desde hace años.

Bedman detalla que la misión española ha encontrado este año estelas y tapones de jarras que "dejan mucho más claras" las fechas de los acontecimientos de esa época, una de las más convulsas de la historia del antiguo Egipto.

Hasta ahora, ese periodo también era uno de las más oscuros, porque los faraones posteriores ordenaron borrar todo rastro de esos dos reyes, que se levantaron contra el clero, instauraron el monoteísmo y se proclamaron dioses vivientes.

Por ello, hasta ahora nunca estuvo claro si Akenatón había llevado a cabo la revolución religiosa a solas tras la muerte de su padre, ni si habían compartido o no el poder, un hecho que el equipo español cree haber demostrado con el hallazgo de unos jeroglíficos en 2013 y corroborado ahora.

"Si no tienes un momento cronológico que sea como un mojón que todo el mundo diga esto es así, te lo pueden discutir. Lo teníamos, lo habíamos probado y ahora lo confirmamos. Sabemos qué pasó y cuándo. (...) El tema es grandioso, una vez que lo desarrollemos será un hito desde el punto de vista historiográfico", sentencia Martín.

Los arqueólogos han logrado precisar que Akenatón subió al trono en el año 28 del reinado de su padre y que ambos compartieron el poder durante una década.

Sin embargo, Martín incide en que a partir del año 30 de esa era, Amenhotep se transforma en dios Atón y su hijo continúa a su lado como rey y sumo sacerdote.

Estos detalles, apunta el egiptólogo, son "fundamentales" porque explican una lucha por el poder con el clero que se remonta a los inicios de la dinastía XVIII.

"Se trata de quién tiene el poder, quién lo ejerce. Inventaron un sistema grandioso, hacen un solo dios, que se puede ver y al que se puede pedirle cosas, sin hacer falta la intermediación sacerdotal. Eso es una revolución política, religiosa e intelectual de primer orden", explica Martín.

Sin embargo, todavía hay incógnitas por desvelar, por ejemplo, los españoles todavía dudan de si en efecto el sistema fundado por Amenhotep III se trataba de monoteísmo o si, en cambio, admitía la existencia de otros dioses subordinados a Atón.

Estos hallazgos obligan a recortar la cronología de la dinastía XVIII en once años, lo que implica "reubicar" a los personajes más famosos del antiguo Egipto, entre ellos Akenatón, Nefertiti o Tutankamón.

"Podemos proponer con solidez que Amenhotep III, y no Akenatón, fuera el padre de Tutankamón. Eso cambia todo 180 grados, da la vuelta a todo el tema y es uno de los casos que es consecuencia de esta documentación", prosigue Martín.

Los hallazgos de la misión española son fruto de las excavaciones que llevan a cabo desde 2009 en la tumba del visir Amenhotep Huy, quien fue gobernador del faraón homónimo y que se opuso férreamente a la revolución religiosa, lo que le costó caer en desgracia y, tal vez, ser "liquidado".

Siglos después, tras la restauración del politeísmo en Egipto, los faraones restituyeron la figura del visir y convirtieron su tumba en un lugar de culto, sagrado.

La tumba sirvió incluso a lo largo de los siglos como fábrica de momias -la única que se conoce- y después ha continuado siendo considerado como un lugar "mágico".

Los arqueólogos han encontrado documentos muy recientes, de los siglos XVIII y XIX, que dan cuenta de que se seguían haciendo "conjuros" y rituales mágicos en ese lugar, lo que muestra que la tumba tiene una "vida constante en el imaginario tebano" y que, de hecho, la "civilización faraónica no se ha cortado hasta hoy".

   +Información: www.eldiario.es


   -La gran revolución del antiguo Egipto, reescrita por arqueólogos españoles

      20 de Diciembre de 2017

El relato de la revolución político-religiosa más antigua de la historia, la implantación del monoteísmo en el Egipto de los faraones hace unos 3.300 años, está siendo reconstruido por un equipo de arqueólogos españoles, liderado por Francisco Martín Valentín y Teresa Bedman.

En una entrevista a Efe, los arqueólogos desvelan que a lo largo de su última campaña de excavaciones en Luxor, en el sur de Egipto, desarrollada entre octubre y diciembre, han logrado las pruebas que corroboran de forma "casi matemática" la tesis de la corregencia entre el faraón Amenhotep III y su hijo Akenatón, que defienden desde hace años.

Bedman detalla que la misión española ha encontrado este año estelas y tapones de jarras que "dejan mucho más claras" las fechas de los acontecimientos de esa época, una de las más convulsas de la historia del antiguo Egipto.

Hasta ahora, ese periodo también era uno de las más oscuros, porque los faraones posteriores ordenaron borrar todo rastro de esos dos reyes, que se levantaron contra el clero, instauraron el monoteísmo y se proclamaron dioses vivientes.

Por ello, hasta ahora nunca estuvo claro si Akenatón había llevado a cabo la revolución religiosa a solas tras la muerte de su padre, ni si habían compartido o no el poder, un hecho que el equipo español cree haber demostrado con el hallazgo de unos jeroglíficos en 2013 y corroborado ahora.

"Si no tienes un momento cronológico que sea como un mojón que todo el mundo diga esto es así, te lo pueden discutir. Lo teníamos, lo habíamos probado y ahora lo confirmamos. Sabemos qué pasó y cuándo. (...) El tema es grandioso, una vez que lo desarrollemos será un hito desde el punto de vista historiográfico", sentencia Martín.

Los arqueólogos han logrado precisar que Akenatón subió al trono en el año 28 del reinado de su padre y que ambos compartieron el poder durante una década.

Sin embargo, Martín incide en que a partir del año 30 de esa era, Amenhotep se transforma en dios Atón y su hijo continúa a su lado como rey y sumo sacerdote.

Estos detalles, apunta el egiptólogo, son "fundamentales" porque explican una lucha por el poder con el clero que se remonta a los inicios de la dinastía XVIII.

"Se trata de quién tiene el poder, quién lo ejerce. Inventaron un sistema grandioso, hacen un solo dios, que se puede ver y al que se puede pedirle cosas, sin hacer falta la intermediación sacerdotal. Eso es una revolución política, religiosa e intelectual de primer orden", explica Martín.

Sin embargo, todavía hay incógnitas por desvelar, por ejemplo, los españoles todavía dudan de si en efecto el sistema fundado por Amenhotep III se trataba de monoteísmo o si, en cambio, admitía la existencia de otros dioses subordinados a Atón.

Estos hallazgos obligan a recortar la cronología de la dinastía XVIII en once años, lo que implica "reubicar" a los personajes más famosos del antiguo Egipto, entre ellos Akenatón, Nefertiti o Tutankamón.

"Podemos proponer con solidez que Amenhotep III, y no Akenatón, fuera el padre de Tutankamón. Eso cambia todo 180 grados, da la vuelta a todo el tema y es uno de los casos que es consecuencia de esta documentación", prosigue Martín.

Los hallazgos de la misión española son fruto de las excavaciones que llevan a cabo desde 2009 en la tumba del visir Amenhotep Huy, quien fue gobernador del faraón homónimo y que se opuso férreamente a la revolución religiosa, lo que le costó caer en desgracia y, tal vez, ser "liquidado".

Siglos después, tras la restauración del politeísmo en Egipto, los faraones restituyeron la figura del visir y convirtieron su tumba en un lugar de culto, sagrado.

La tumba sirvió incluso a lo largo de los siglos como fábrica de momias -la única que se conoce- y después ha continuado siendo considerado como un lugar "mágico".

Los arqueólogos han encontrado documentos muy recientes, de los siglos XVIII y XIX, que dan cuenta de que se seguían haciendo "conjuros" y rituales mágicos en ese lugar, lo que muestra que la tumba tiene una "vida constante en el imaginario tebano" y que, de hecho, la "civilización faraónica no se ha cortado hasta hoy".

   +Información: www.eldiario.es

« Atrás 1 ... 4 5 6 7 8 ... 167 Adelante » Todos
Excursiones por Egipto
Aun te lo ponemos más fácil.
Te hemos preparado ya las
excursiones para que no
dependas de nadie.
 
© todoegipto.org 2006. Jaume Martínez. Barcelona. Leer antes de usar