Otra manera de ver Egipto
 
 
Galeria Imágenes
Enlaces
Contacto
« Atrás 1 2 3 4 5 6 7 8 9 ... 156 Adelante » Todos Líneas por página:

Los volcanes y el cambio climático que acabaron con el esplendor del antiguo Egipto

   17 de Octubre de 2017

A la muerte de Alejandro Magno, en el 323 a. C., el mundo que había creado quedó fundamentalmente dividido en cuatro grandes reinos dirigidos por sus sucesores: Seleuco, Ptolomeo, Casandro y Lisímaco. Uno de ellos, el reino ptolemaico, llevó el esplendor helenístico a Egipto. Bajo el mandato de una nueva dinastía, Egipto vivió el nacimiento de una Alejandría en la que se levantó el Gran Faro y la Gran Biblioteca. En aquella época se talló la piedra de Rosetta y aparecieron sabios como Euclídes y Arquímedes, que trabajaron en las matemáticas y en sofisticados ingenios tecnológicos. Pero la historia de este reino acabó en el 30 antes de Cristo. Entonces, tras la muerte de la última reina de la dinastía, Cleopatra y la derrota en la batalla naval de Actium, el reino se convirtió en una provincia del Imperio Romano.

Un grupo de científicos e historiadores de la Universidad de Yale, dirigidos por Joseph Manning, han publicado un artículo en la revista Nature Communications en el que consideran haber dado con una de las claves que provocó el derrumbe de la dinastía ptolemaica: el clima. Han concluido que un cambio climático provocado por erupciones volcánicas acabó con las inundaciones de verano del río Nilo, que esto tuvo un impacto muy negativo en la producción agrícola y que por ello el clima se convirtió en el germen de muchas décadas de inestabilidad social en el reino ptolemaico. Esto se tradujo en el levantamiento de varias revueltas y cambió el curso de al menos una guerra.

«Hemos encontrado una asociación significativa entre las erupciones y las hasta ahora poco entendidas revueltas del Egipto ptolemaico, así como las fechas en las que se puso fin a una guerra contra el Imperio Seleúcida», han escrito los autores en el artículo.

Esta investigación se ha centrado en vincular los efectos del clima en las sociedades humanas, como parte de un programa de investigación conocido como PAGES, de «Past Global Changes» (cambios globales del pasado). «Esto es lo bueno de de los registros climáticos. Por primera vez puedes ver una sociedad cambiando, no una descripción estática descrita en un puñado de textos», ha dicho Manning en un comunicado de la Universidad de Yale.


El Nilo, el corazón del reino

Las causas parecen remontarse, según los autores, a un fallo en el «corazón» del reino: el río Nilo. Con sus 6.825 kilómetros, era un auténtico sistema circulatorio del que dependían miles de agricultores y campesinos. Sus latidos estaban marcados por el monzón, ocurrido río arriba, que generaba un aumento del nivel del río entre agosto y septiembre y que se retiraba en octubre, permitiendo la siembra en unas aguas fértiles. «Cuando las corrientes del Nilo eran buenas, el valle era uno de los lugares más productivos de el mundo Antiguo», explicó Francis Ludlow, otro de los coautores. «Pero el río era famoso por su tendencia a ser muy cambiante». Así que, cuando el comportamiento del río no era tan propicio, llegaba la escasez de grano y todos los problemas económicos y sociales asociados.

Las erupciones volcánicas se caracterizan por liberar a la atmósfera grandes cantidades de azufre gaseoso que tiene la capacidad de hacer «rebotar» la radiación del Sol en la atmósfera y, por tanto, actuar como un agente de enfriamiento global. Esto podría haber alterado el funcionamiento del monzón en torno a la zona de convergencia intertropical (ITCZ), una faja de la atmósfera fundamental para el monzón, y haber disminuido las precipitaciones de las que dependía el caudal del Nilo. Pero, ¿cuántas erupciones ocurrieron por aquella época? ¿Pudieron alterar realmente el funcionamiento del río?

Para averiguarlo, Manning y Ludlow diseñaron simulaciones de ordenador para emplear datos recogidos del río desde el año 622 después de Cristo, en un importante registro de los niveles del río llamado «Nilómetro Islámico». Así descubrieron que los malos años del Nilo estaban en correspondencia con un evento de erupciones volcánicas recientemente descubierto. Esta relación sugirió que cuando había erupciones, el Nilo no pasaba sus importantes ciclos de inundaciones.

Al profundizar más, y al analizar papiros y documentos, incluyendo la piedra Rosetta, descubrieron que las erupciones volcánicas precedieron a los momentos de inestabilidad económica y social. En concreto, se produjeron antes de la salida del rey Ptolomeo III de Siria e Irak en su guerra contra el Imperio Seleúcida, y antes de la revuelta de Tebas, un alzamiento de 20 años en el que los egipcios se opusieron al reinado de los griegos. «Es altamente improbable que las erupciones y estos eventos se solaparan por causalidad», ha dicho Ludlow.

De esta forma, el clima pudo tener un peso enorme en la historia de esta porción del mundo. Por ejemplo, cuando la dinastía apenas tenía unas décadas, en torno al año 245 antes de Cristo, el rey Ptolomeo III Eurgetes (algo así como «Benefactor»), estaba enfrascado en una campaña contra el enemigo del Este: el Imperio Seleúcida. Logró una serie de victorias, pero de repente volvió a casa. «Esto cambió todo en la historia de Próximo Oriente». Quizás las consecuencias de las erupciones influyeron en esta decisión.

Sin embargo, los autores han alertado de la necesidad de huir del determinismo y del reduccionismo. El clima pudo ser un factor adicional o quizás un detonante, pero una sola causa no puede explicar casi nunca un acontecimiento histórico y social: «Las erupciones volcánicas indujeron un cambio en el Nilo que a su vez actuó como un detonante para las revueltas en el Egipto ptolemaico y una limitación para la guerra, pero había un trasfondo de otros factores (...) Por ejemplo, tensiones étnicas entre egipcios y las élites griegas, el crecimiento democráfico y la presión fiscal, el coste de movilizar un ejército o el aumento de la demanda de trigo».

En todo caso, creen que esta investigación tiene implicaciones útiles para el presente. «El siglo XXI no ha sufrido erupciones volcánicas explosivas capaces de alterar los patrones del monzón. Pero eso podría cambiar en cualquier momento», ha dicho Ludlow. «Es necesario tener en cuenta esto a la hora de gestionar las valiosas aguas del Nilo Azul y que comparten Etiopía, Sudán y Egipto». Si el preciado líquido elemento escasea y provoca importantes pérdidas agrícolas, podría generar tensiones sociales que pongan a prueba la estabilidad política de esta región, según estos autores. Parece ser que hay precedentes en la historia.

   +Información: www.abc.es


Descubren en Egipto un templo perdido del más célebre de los faraones

   17 de Octubre de 2017

Un equipo de arqueólogos ha descubierto en Egipto los restos de un templo dedicado al célebre faraón Ramsés II, de la XIX dinastía. El hallazgo arroja luz sobre las prácticas religiosas asociadas con el gobernante, que en vida fue venerado como un dios, informa Ahram Online.

Las ruinas del templo perdido fueron encontradas por una misión conjunta de arqueólogos checos y egipcios que trabajaba en la necrópolis de Abusir, en Guiza, en el norte del país. El equipo también descubrió motivos dedicados a los antiguos dioses egipcios del Sol entre los restos de la estructura, que, según estimaciones, tiene más de 3.200 años de antigüedad.

Mohamed Megahed, subdirector de la misión, informó que la superficie del templo es de 32 por 52 metros y que en su parte trasera había un patio grande, a cuyos lados derecho e izquierdo se erigían dos edificios de almacenamiento, idénticos entre sí y considerablemente largos. También fue encontrado un relieve en el que están grabados los diferentes títulos del rey Ramsés II, así como otro relacionado con el culto a deidades solares como Ra, Amón y Nejbet.

El profesor Miroslave ​​Barta, director de la misión checa, señaló que los fragmentos hallados no sólo dan cuenta del esquema decorativo del santuario, sino que también pueden ayudar a fechar todo el complejo.

"El descubrimiento del templo de Ramsés II proporciona evidencia única sobre la construcción y las actividades religiosas del rey en el área de Menfis y, al mismo tiempo, muestra el estado permanente del culto al dios sol Ra, que fue venerado en Abusir desde la V dinastía y en lo adelante del Nuevo Reino", explicó Barta.

   +Información: www.actualidad.rt.com


Los secretos del antiguo Egipto que ha revelado la ciudad faraónica de Oxirrinco

   16 de Octubre de 2017

La arena del desierto, como un velo dorado, ha ido cubriendo a lo largo de los siglos la antigua ciudad de Oxirrinco, activa capital faraónica del XIX nomo del Alto Egipto. Actualmente se ha convertido en uno de los cinco yacimientos arqueológicos más grandes del país, donde trabaja desde hace 25 años la misión liderada por el doctor Josep Padró, catedrático emérito de Egiptologia de la Universitat de Barcelona (UB), entidad que colabora en la excavación junto a la Societat Catalana d’Egiptologia (SCE) y la Université Paul-Valéry 3 de Montpeller, siempre con la complicidad del Servicio de Antigüedades de Egipto.

Oxirrinco debe su nombre a un pez, muy popular en esta zona y en la mitología egipcia, ya que un ejemplar de esta especie se comió el falo del dios Osiris después de que su hermano, el dios Seth, lo matara y descuartizara para hacerse con el poder de Egipto. Es por eso que incluso se prohibiese su consumo en época greco romana.

Pero en la antigua Per-Medyed, tal y como la llamaban los egipcios, el oxirrinco era mucho más que esto. El pez se identificaba con la diosa Tueris, la protectora de la ciudad.

De hecho, su representación divinizada en una tumba del yacimiento (con su tocado de cuernos bovinos, una serpiente uraeus y el disco solar) es uno de los hallazgos destacados de la misión arqueológica que cumple sus bodas de plata en este rico paraje para conocer, sobre todo, la historia de la última dinastía propiamente egipcia, la Saíta, y las épocas posteriores correspondientes al bajo imperio, el dominio greco romano y el periodo bizantino con los primeros cristianos, lo que significa hablar de una cronología que abarca del 664 aC hasta el siglo VIII dC.

Olvidada por el tiempo, una de las primeras personas en la época moderna que empezó a desempolvar su recuerdo fue Vivant Denon, miembro de la expedición científica de Napoleón Bonaparte en su campaña sobre Egipto, que dibujó en sus famosas láminas publicadas en el mítico libro Description de l’Égypte algunos de los restos que podían verse a simple vista.

A finales del siglo XIX, Oxirrinco se convirtió en uno de los primeros yacimientos para los pioneros de la arqueología. Fue así que Grenfell y Hunt descubrieron cien mil fragmentos de papiros, la mayoría escritos en griego, que fueron llevados a Inglaterra y que hoy son conocidos como los Papiros de Oxirrinco.

Con la I Guerra Mundial empezaron los saqueos modernos de la ciudad y en la década de los años veinte del siglo pasado, arqueólogos famosos como Petrie o Breccia intentaron salvaguardar el rico patrimonio histórico de esta zona, pero por poco tiempo.

Oxirrinco volvió a caer en el olvido hasta que en 1992 la misión catalana se hizo cargo del yacimiento, diez años después de que tuviera lugar uno de los saqueos más sonados en una gran tumba saíta, hoy conocida como la tumba número 1.

Empezaba así un periodo ininterrumpido de excavaciones y preservación que ha logrado recuperar del fondo del desierto parte de la historia del antiguo Egipto. “Este yacimiento nos explica cómo era la vida y la muerte en una ciudad de finales de la época faraónica hasta el fin, también, de la época cristiana”, apunta el jefe de la misión, Josep Padró.

Algunos de los descubrimientos más relevantes, como los ocho descritos a continuación, son únicos en Egipto y se tratarán a fondo en la Jornada Egiptológica organizada por la Societat Catalana d’Egiptologia este sábado en Barcelona con la participación de diferentes expertos que integran la misión.

1. Osireion
Se trata quizás del hallazgo estrella de la misión ya que por primera vez en todo Egipto los arqueólogos lograron sacar a la luz un templo subterráneo dedicado al dios Osiris. El osireion “es un monumento único porque se sabía que existían pero no se habían encontrado”, relata Padró.

“Hace unos años se ha descubierto otro en Karnak pero hecho de adobes y no de piedra como éste ni tan bien conservado ni con inscripciones jeroglíficas”, sigue explicando el egiptólogo. En su interior, los arqueólogos hallaron una inmensa estatua del dios Osiris yacente, de casi cuatro metros.

Y otro dado curioso, por primera vez también se pudo constatar un ritual que se practicaba en honor al dios. “Hay varias galerías, como si se tratara casi de un laberinto, donde se enterraban figuras pequeñas de tierra en forma de Osiris. Cada año, se modelaba una y se regaba para que germinaran las semillas introducidas en el interior, lo que simbolizaba la resurrección de la vegetación y la llegada de la primavera”, relata.

En el Osireion se encuentra un gran número de estas figuras. Por ejemplo, todas las elaboradas durante los años de reinado de Ptolomeo VI al VIII.

2. Peces momificados
También es otra de las exclusivas de este yacimiento, el único lugar de Egipto donde se han encontrado peces momificados. En concreto, unos 5.000 ejemplares, casi todos oxirrincos. Estaban dispuestos por capas separadas por hojas de palma y esparto, y prácticamente a la mitad se les había practicado la momificación con telas incluidas para envolverlos.

“Estos depósitos son de época persa, hacia los siglos V-III aC”, apunta Padró. “Tenemos que tener en cuenta que la momificación de animales sagrados, en este caso oxirrincos en honor a la diosa Tueris, es una costumbre tardía”, detalla.

3. Oxirrinco divinizado
Precisamente, solo se ha encontrado en este yacimiento la representación artística del pez oxirrinco como divinidad, en este caso, como forma animal de la diosa Tueris. “Se aprecia perfectamente en una tumba”, explica Padró.

Además, han aparecido también varias estatuillas de bronce. “Sospechamos que las que circulan alrededor del mundo proceden de aquí y se extrajeron en excavaciones clandestinas”, señala.

4. Ajuar de un escriba
La gran cantidad de momias y cuerpos enterrados en las necrópolis de Oxirrinco han ofrecido también la posibilidad de estudiar sus ajuares funerarios. Uno de los más curiosos es el de un joven escriba de tan solo 17 años enterrado sin momificar.

“Seguramente de época cristiana”, apunta Padró, pero con todo el set necesario para ejercer su profesión, como el cálamo, el tintero e incluso la tinta.

5. Tumbas saítas
El yacimiento de Oxirrinco es ideal para estudiar la dinastía XXVI (del año 664 a 525 aC), la última nativa que reinó, denominada saíta porque su capital era Sais.

Todo un sector de la necrópolis corresponde a tumbas de este periodo, con una o varias cámaras funerarias, sarcófagos de piedra y gran cantidad de ajuar funerario, como vasos canopos, amuletos, ushebtis… momias con o sin cartonajes y algunas de ellas con láminas de oro sobre la lengua. “Están construidas en bloques de piedra y con una muy buena factura”, analiza el jefe de la misión.

6. Cien momias juntas
Otro caso excepcional de Oxirrinco. Se trata del hallazgo de una única tumba donde se acumulan casi un centenar de momias una encima de otra, muchas con cartonajes y pinturas correspondientes a la época romana.

“Hemos tenido que precintarla porque nos vemos incapaces técnicamente de recuperarlas sin dañarlas”, revela el catedrático. “Un hallazgo como este no tiene precedentes y esperamos que en un futuro se puedan estudiar con garantías”.

7. Primeras pinturas cristianas
Este yacimiento también resulta muy atractivo para analizar el paso del culto tradicional egipcio al cristiano. De hecho, se puede comprobar como algunos edificios fueron reutilizados para acoger la nueva religión.

Es el caso de una estructura arquitectónica de grandes dimensiones convertida seguramente en “una iglesia de época paleobizantina”, analiza Padró. Incluso se han encontrado pinturas de temática cristiana y textos en copto.

8. Misteriosa estructura circular
Se trata del hallazgo más reciente correspondiente a la pasada campaña de excavaciones. En los últimos días se descubrió una gran estructura circular de ladrillos, de unos diez metros de diámetro y cuatro de profundidad que podría estar relacionada con alguna construcción hidráulica.

“No existen paralelos ni precedentes ni tampoco sabemos todavía a qué época corresponde”, explica Padró. “Se ha encontrado en medio de la necrópolis y rellena de arena limpia”, detalla. Lo que sí se sabe es que será uno de los focos preferentes de la próxima campaña, que empezará antes de acabar el año.

   +Información: www.lavanguardia.com


El tesorero de los faraones se queda seco

   12 de Octubre de 2017

El responsable de la tesorería de la reina Hatshepsut y el faraón Tutmosis III se ha quedado a dos velas. El equipo español que excava desde 2002 la tumba del alto funcionario Djehuty, “supervisor de los tesoros”, y otras sepulturas vecinas en el yacimiento de Dra Abu el Naga, en Luxor (Egipto), un proyecto puntero de la egiptología española que recibe el nombre del propio Djehuty, sufre de falta de financiación y se ha visto obligado a lanzar una campaña de crowfunding (financiación colectiva o micro-mecenazgo) para poder cubrir los gastos de su próxima temporada de excavaciones.


En sus 16 años el Proyecto Djehuty ha logrado resultados científicos extraordinarios y descubrimientos tan sensacionales como la Tabla del aprendiz, la Dama Blanca, el ataúd del arquero Iker, las pinturas de la cámara funeraria del propio noble Djehuty, siete pendientes de oro o el excepcional jardín funerario hallado este año. Seis conjuntos de objetos encontrados se exponen permanentemente en las vitrinas del Museo de Luxor. Los resultados han convertido al Proyecto Djehuty en la (sana) envidia de otras misiones nacionales o extranjeras y en referencia de nuestra egiptología. Pero necesitan ayuda para lanzar su 17 ª campaña de excavaciones, prevista para enero y febrero de 2018, con una duración de seis semanas.

El equipo que dirige el madrileño José Manuel Galán, prestigioso egiptólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), lanzó ayer la campaña de recaudación de fondos a través de Internet. El Proyecto Djehuty precisa reunir 20.000 euros, una cantidad que, detallan, se invertirá en el sueldo de los más de 100 trabajadores egipcios implicados en los trabajos arqueológicos, en el alojamiento y la manutención del equipo, y en comprar material de restauración. Se creará una cuenta específica para los fondos recibidos y se rendirán públicamente las cuentas en la página web del proyecto. Está prevista una pequeña política de simbólicas recompensas a los que financien el proyecto con material relacionado con el mismo como libros, calendarios, vídeos y otros productos.

a campaña, que de alguna manera socializa a Djehuty, apela “a todos los que tengan curiosidad científica e inquietudes culturales, a los que les guste Egipto y las civilizaciones antiguas, a quienes valoren el patrimonio histórico y sientan el arte, y a todos los que quieran aportar su granito de arena en un proyecto de cooperación internacional”. El equipo de Galán anima a colaborar de manera irresistible: “Formarás parte del equipo y nuestros logros serán también tuyos”.

   +Información: elpais.com


Descubierta una nueva pirámide en Egipto

   12 de Octubre de 2017

Una misión de arqueólogos franceses y suizos de la Universidad de Ginebra ha descubierto una pequeña pirámide de granito rosado en una excavación al sur de la zona de Saqqara, situada al sur de El Cairo, según ha informado el Ministerio de Antigüedades.

El secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mustafa Waziri, detalló que la nueva pirámide tiene unas dimensiones de 130 centímetros de alto por 35 de ancho y 110 desde la base.

Adujo que la parte superior está destruida y hay restos de metales de oro y de cobre, que se cree pertenecían a la primera capa de la pirámide.

Agregó que la parte inferior tiene una superficie sin limpiar, lo que indica que ya había sido manipulado anteriormente o que estaba sin terminar, dijo la nota.

Por su parte, el jefe de la misión, Philippe Collombert, dijo en el comunicado que el nuevo descubrimiento fue hallado en la zona ubicada al sur de la pirámide de Pepi I, perteneciente a la dinastía VI (2345-2181 a.C.) en Saqqara, y que esperan encontrar "una pirámide satélite" de esta reina.

   +Información: www.lavanguardia.com

« Atrás 1 2 3 4 5 6 7 8 9 ... 156 Adelante » Todos
CATEGORIAS
Buscador >
Viajes Egipto >
Exposiciones >
Videos Egipto >
Exposiciones >
Videos Egipto >
Libros >
Tiempo >
Cronológica >
>
Excursiones
 
 
© todoegipto.org 2006. Jaume Martínez. Barcelona. Leer antes de usar