Otra manera de ver Egipto
LuxorMetro en El CairoAswanMetro en El Cairo
 
 
 
Escritura jeroglífica
 

Se empezó a usar hacia el 3.200 a.c. hasta finales del siglo IV de nuestra era ( el 24 de agosto del 394), mas de 3.600 años con un mismo alfabeto. En el siglo II de nuestra era, cuando llegó el cristianismo, se prohibió las escrituras egipcias y se hacían referencia a ellas como algo pagano, fue entonces cuando nació el copto, que era alfabeto griego y contenían 7 caracteres del jeroglífico (demótico).

Los jeroglíficos se escribían tanto en líneas horizontales como en columnas y se podían leer de izquierda a derecha, de derecha a izquierda o bien de arriba abajo, pero nunca de abajo arriba. Para saber en que sentido hay que leerlos, solo tenemos que fijarnos en los signos que representen animales o personas, sus rostros apuntan siempre hacia el inicio de la inscripción.

La escritura jeroglífica cuenta con 3 modalidades:

-Jeroglífico: Es el mas antiguo y se utilizaba para registrar propiedades religiosas o conmemoraciones en templos, tumbas, etc.… Su nombre proviene del griego “hieros” que significa sagrado.

-Hierático: Una modalidad mas simple que el jeroglífico, se utilizaba para escritos en papiros de contenido administrativo,llegando a ser utilizado solo por los religiosos, de eso su nombre en griego “hieratikos” que significa sacerdotal.

-Demótico: Es la modalidad mas rápida de las 3 escrituras y por eso mucho mas apta para los documentos administrativos, los egipcios le pusieron el nombre de “ escritura para documentos” y los griegos mas tarde el nombre de “demótico” que significa popular.

Gracias a Champollion (1799) podemos descifrar los jeroglíficos pero, no es tan fácil como lo pintan en los abecedarios que corren por medio mundo, es mucho mas complejo que asignar una vocal o consonante a unos dibujos y de esta manera componer un nombre o una frase.

 
 
Excursiones por Egipto
Aun te lo ponemos más fácil.
Te hemos preparado ya las
excursiones para que no
dependas de nadie.
 
© todoegipto.org 2006. Jaume Martínez. Barcelona. Leer antes de usar